Equipo liderado por Felipe Nagel, estudiante de Ingeniería Civil en Bioingeniería,  desarrolló  “Grace”, aparato portátil que ayuda a quienes padecen tanto de Parkinson  como de “temblor esencial”. Será comercializado en 2019.


Eliminar el temblor de manos de un familiar cercano y mejorar su calidad de vida sin fármacos ni operaciones. Eso fue lo que motivó a Felipe Nagel, estudiante de Ingeniería Civil en Bioingeniería y a un equipo conformado por Federico Jensen de Ingeniería Civil Informática y Alex Carimán, egresado de Ingeniería Civil en Minería,  a desarrollar “Grace”, un dispositivo biomédico revolucionario que permite  mejorar la calidad de vida de personas que padecen Parkinson o Temblor Esencial (TE).

“Grace”,  lee y procesa la información biométrica del paciente, emitiendo nuevos impulsos eléctricos y anulando los que causan los movimientos involuntarios.Durante el desarrollo  de este innovador aparato, los jóvenes emprendedores trabajaron junto al profesor de Ingeniería UAI y Director del Centro de Bioingeniería, Cedric Little.

Este importante avance fue presentado en una actividad para prensa organizada por Imagen de Chile. En la oportunidad, Felipe Nagel  explicó que “lo que quisimos lograr fue entregar una alternativa no invasiva para personas que ven muy afectada su vida. Grace es un dispositivo portátil, diferenciándose de otras opciones que van desde las cirugías hasta el consumo regular de drogas”. 

A diferencia de las cirugías y fármacos que existen hoy en día, “Grace” no tiene efectos secundarios. “Como equipo nos dimos cuenta que faltaba algo, un aparato que eliminara los temblores y que no fuera invasivo y a la vez ligero, autoajustable, fácil de llevar y usar”,  agregó  Nagel, inventor del dispositivo.

En 2014 Felipe vio que a su padre, médico cirujano, le diagnosticaron Temblor Esencial (TE), un movimiento involuntario que se genera cuando se está realizando una acción. “Tuvo que dejar de hacer operaciones quirúrgicas”, recuerda el alumno de Bioingeniería.

El estudiante junto a sus compañeros Alex Carimán y Federico Jensen, y  con ayuda del profesor y el profesor Cedric Little, comenzaron a investigar. “Partimos sin saber nada, no había literatura que explicara el porqué de la enfermedad. Fue todo en base a ensayo-error”, comenta Carimán.

Si bien el TE no tiene mayores complicaciones para la vida, sí los tiene para el día a día. Según la Fundación Internacional del Temblor Esencial (IETF) esta condición se puede presentar en dos etapas principalmente: entre los 10 y 20 años y entre los 50 y 60 donde es más frecuente que se desarrolle y es más común que el Parkinson.

“Probamos el dispositivo en 30 pacientes, entre gente con TE y Parkinson,  y si no se lograba disminuir los temblores en un 100, lo hacía en un 80%”, afirma Pablo Prato, Ingeniero Civil Industrial que se sumó a “Grace” para ayudar a estos emprendedores a insertarse en el mercado.

Temblor esencial, una enfermedad común

En EE.UU. la enfermedad de TE alcanza los diez millones de personas, un 3 a 4% de la población mundial, según estudios realizados en 2012 por la IETF. En Chile también hay cientos de muchos casos padecen de TE, como Daniela Torrejón (24), a quien le detectaron este trastorno a los 13 años.

“Muchas veces me corté y me quemé por los temblores, y me rechazaron en entrevistas de trabajo por esto. Cuando Felipe me habló del proyecto me sumé de una. Antes había probado varios tratamientos médicos y todos tuvieron efectos secundarios horribles”, comenta Daniela y agrega que “la primera vez que me instalaron el brazalete, quedé sorprendida y quise gritar ¡guau! No se mueve (su mano)’”.

Actualmente el equipo de “Grace” está desarrollando un protocolo para presentarlo al Centro de Trastornos del Movimiento (CETRAM) y próximamente contarán con 10 dispositivos que se accionen cuando sientan temblores en las personas y queden en estado de reposo cuando los movimientos cesen.

El equipo tiene por objetivo poner a la venta este aparato a mediados del próximo año, con un precio referencia de mil dólares (CLP$604.111) –una operación cuesta más de cien mil (CLP$60.411.060) en EE.UU y aproximadamente 40 millones de pesos en Chile–.

“Es emocionante cuando llega un paciente y te dice que Grace lo ayuda a recuperar su vida cotidiana, ya que muchas veces se retraen de lo social, porque algo tan simple como tomar sopa, para ellos no es posible”, señala Felipe Nagel.

El estudiante de Ingeniería agregó que el temblor esencial es la enfermedad de movimientos involuntarios más común que existe y que muchas veces se confunde con el Parkinson, aún cuando es 8 veces más frecuente.

“Este es un progreso significativo para una condición que no se conoce mucho y que afecta completamente tu vida. Al probar el dispositivo sentí una tremenda emoción, porque por fin mi mano dejó de moverse”,  comenta Daniela una de las 30 personas que testearon la tecnología.

Cabe destacar que la patente de Grace se encuentra en trámite en EE.UU.  y espera ser comercializado en 2019 en dicho país. Al respecto Luis Nilo, Director de la Oficina de Proyectos y Propiedad Intelectual de la UAI,  señala que “la solicitud de patente está en trámite, tanto en EE.UU como en la PCT (Tratado de Cooperación en materia de Patentes)”. Abriendo, esta última, las puertas a varios países.

Previo a eso, se harán pruebas en Chile en conjunto con el Centro de Trastornos del Moviento de Chile, Cetram.

Para conocer más sobre Grace picha aquí