Iniciativa, organizada por Ingeniería UAI y la consultora en tecnología Cognitiva, se extenderá hasta junio.


Representantes de empresas de tecnología, profesores y estudiantes universitarios,  se reunieron en la primera fecha del  ciclo de charlas “Inteligencia Artificial en la industria y la academia” organizado por la Facultad de Ingeniería y Ciencias y Cognitiva, consultora de negocios y soluciones de computación cognitiva ligada a IBM con el objetivo de abordar y debatir sobre lo desafíos de la Inteligencia Artificial (IA) y su impacto en la innovación y la productividad. La iniciativa, que se extendera hasta junio, contará con una serie de presentaciones que aportarán distintas e interesantes miradas sobre cómo estas nuevas tecnologías revolucionarán nuestra entorno y vida cotidiana.

El ciclo además  coincide con el inicio del nuevo diplomado en Inteligencia Artificial, programa único en su tipo en Chile que imparte la Facultad de Ingeniería y Ciencias a partir de mayo  y cuyo director académico es el profesor John Atkinson, PhD en Inteligencia Artificial de la Universidad de Edimburgo.

Esta primera sesión comenzó con la presentación Danilo Sturiza, director comercial de Cognitiva Chile que se ha desempeñado en cargos vinculados a la transformación digital en Corfo y Prochile, quien profundizó acerca de los desafíos de la Inteligencia Artificial (IA) en Chile. “La Inteligencia Artificial ya no es sólo un tema sexy de futuro. Es presente y con la irrupción de ésta surgen nuevas oportunidades. Si bien mucha gente teme que producto de la Inteligencia Artificial  se pierdan empleos, también se crean nuevos puestos de trabajo ya que se requiere un gran contingente de capital humano para entrenar a la IA, solo de esa forma los algoritmos permitirán procesar el lenguaje natural e integrarlos a bases de conocimiento”, sostuvo.

Según comentó Sturiza, Cognitiva ha estado trabajando en 23 países justamente en la “customización” del lenguaje para poder enriquecer los sistemas con modismos y expresiones propias de cada país.

De cara al 2020

“2020 será el año en que la IA alcanzará niveles superiores. Para eso se requerirá un salto importante de la computación cuántica”, agregó -enfático- el director comercial de Cognitiva. La computación cuántica se basa en el uso de cúbits en lugar de bits, y da lugar a conexiones que hacen posibles nuevos algoritmos. Gracias a ello se podría entrenar a la Inteligencia Artificial con uno o dos ejemplos, parecido a como se entrena a un ser humano.

Una realidad que no está muy lejos si se considera las cifras del Foro Económico Mundial  que indican que en 2020 el PIB mundial aumentará en  un 14%,  sólo como resultado de la implementación de la Inteligencia Artificial.

Ante este escenario, Sturiza advirtió que como país debemos agilizar nuestras normativas respecto a estas tecnologías y seguir los pasos de China cuyo número de patentes en torno a la IA es la más grande del mundo. “Hay que tener en cuenta que la Inteligencia Artificial funciona en base a datos y para el año 2020 se van a generar 44 zettabytes de datos nuevos al día”, dijo.

Por su parte John Atkinson, profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, habló sobre los inicios de la IA en la academia así como del desarrollo del primer chatbot, robot capaz de simular una conversación con una persona, diseñado por el profesor del MIT, Joseph Weizenbaum.

Desde entonces la tecnología ha avanzado a pasos agigantados y el desarrollo de la Inteligencia Artificial está cada vez  más presente en nuestra vida cotidiana. Sin embargo -comentó el profesor Atkinson- “aún gran parte de los chatbots de primera generación no comprenden la conversación ni la intención, ni aprenden necesariamente de la interacción, y ese es justamente parte del desafío que tendrán los profesionales del área. La tecnología para chatbot actual puede ser efectiva en tareas simples, no obstante para ser eficiente tiene que saber captar la entonación, ser capaz de comprender el lenguaje e incluso, inferir”.

Para el académico este este es uno de los desafíos de la IA, tanto para su desarrollo en empresas como en diversos sectores productivos. “Si hay una actividad cognitiva que es extremadamente compleja porque involucra un montón de aristas, es justamente el lenguaje y por ahí hay un gran camino por recorrer. Definitivamente la próxima generación de chatbot tiene que usar tecnología de lenguaje para ser capaz de resolver problemas complejos, logrando respuestas adaptativas más que las tradicionales, y ya pasadas de moda, respuestas automáticas”, concluyó.