El físico y profesor de Ingeniería UAI  fue unos de los principales expositores en evento organizado por El Mercurio.


¿Qué relación pueden tener las leyes de la física con la música de bandas míticas como The Beatles o Yes? Precisamente sobre esta conexión, para la mayoría imperceptible (incluida quien escribe esta nota), expuso el físico y profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias UAI, Andrés Gomberoff, durante su participación en Protagonistas 2030, encuentro organizado por El Mercurio donde académicos e investigadores de distintas universidades compartieron con jóvenes y líderes de opinión sus visiones sobre los grandes temas que están cambiando al mundo.

Durante su exposición Gomberoff desplegó todo su entusiasmo y pasión por la música y la física logrando mantener expectante en todo momento a una audiencia conformada en su mayoría por escolares.

Y es que en su presentación “Física y música, el rockstar de las esferas” abordó desde la teoría de Pitágoras, quien pensaba que “la armonía, está relacionada íntimamente con números enteros (sin decimales) así como también lo está con la ciencia y la distancia entre los planetas”, hasta la entropía, que es el número de posibilidades para configurar las cosas, “que siempre es enorme para los estados desordenados, pues resulta muy raro que se ordenen”.

“En física todo esto es la flecha del tiempo, que nos indica que hay cosas naturales y no naturales. En música pasa lo mismo. Cuando una nota empieza a vibrar parte rápida y seca, esto es porque la energía que está en la cuerda comienza a irse a otros lugares, se reparte y se va perdiendo. La  intensidad no se mantiene”, explicó Gomberoff  utilizando  ejemplos prácticos y algunos fragmentos de la banda The Beatles y otros grandes del rock ante la mirada atenta de los jóvenes.

Gracias a esto y a la tecnología actual –sostuvo– se crearon aparatos que pueden mantener el sonido agudo consiguiendo el efecto doppler que utilizaron conocidas bandas como Yes y The Beatles. “Los átomos también tienen su armonía, un átomo particular solo puede emitir ciertos colores y esto es maravilloso porque nos permite ver qué hay en el universo, estas son como las huellas digitales de cada uno”, dijo sobre las relaciones entre ambos mundos que a simple vista parecen no estar conectados.

En su alocución Gomberoff también se refirió a los agujeros negros que durante años han sido estudiados por los físicos teóricos, y “cuya densidad y condiciones son las mismas que se originaron en el Big Bang, por lo tanto su estudio está directamente relacionado con los misterios que rodean los orígenes de la vida y el universo”.

Andrés Gomberoff  es físico teórico, formado en la Universidad de Chile donde obtuvo su doctorado en 1996, para posteriormente realizar estancias postdoctorales en el Centro de Estudios Científicos y en Syracuse University. Actualmente es profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI. Sus investigaciones se enfocan en la gravitación y las particularidades de los agujeros negros, cosmología y monopolios magnéticos. Además, ha dedicado gran parte de su trayectoria a la divulgación de la ciencia, escribiendo columnas de opinión para revista Qué Pasa y los libros “Hay onda entre nosotros”“Antimateria, magia y poesía”-escrito junto a José Edelstein-  y “Física y Berenjenas”.

En 2017 presentó en la UAI el proyecto audiovisual “Belleza Física, el aperitivo”, serie de cápsulas científicas desarrollada por Gombreoff con la productora Las Minas, que contó con el financiamiento del Programa Explora de CONICYT. La serie se emitió a través de El Mostrador TV,  CNN-Chile, la red Vive  y VTR.