Alumnos de Ingeniería, Negocios y Diseño construyeron Emu Alpha, auto solar con el que participaron en esta competencia, única en América Latina, que atraviesa uno de los desiertos más áridos del mundo. 


Tras una destacada participación que los llevó a enfrentar desafíos técnicos y tácticos Electromovilidad UAI, equipo  liderado por estudiantes de Ingeniería,  obtuvo con su vehículo solar Emu Alpha, un merecido primer lugar en la categoría híbrida biplaza de la Carrera Solar de Atacama 2018. Esta es la primera vez que la universidad participa en este evento, que se realiza en Chile desde 2011 y que este año fue catalogada por los medios y organizadores como una de las más extremas de su historia: más de 2.600 kilómetros en siete días, a través del desierto de  Atacama, el más árido y con mayor radiación solar del mundo.

“Este es un merecido premio al entusiasmo, tesón y capacidad de un tremendo equipo. Están haciendo historia”, comentó al conocer la noticia Alejandro Jadresic, decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias UAI.

Y es que la emoción y los nervios fueron la tónica en la etapa final de la carrera, cuya largada se realizó hace una semana en Santiago y culminó en la región de Arica y Parinacota. En esta última instancia los autos impulsados por energía solar y tracción humana debieron completar una hora y media de tiempo del recorrido del circuito urbano, dando varias vueltas al perímetro que rodeó al Parque Vicuña Mackenna, pasando por la Catedral San Marcos y la Gobernación de Arica.

“Cuando tienes un equipo resiliente, unido y dispuesto a darlo todo, siempre verás los frutos de tu esfuerzo. Nuestro objetivo es que Electromovilidad UAI perdure en el tiempo y sea orgullo de nuestra universidad. Confío en que sorprenderemos en la carrera del 2020 y en todos los desafíos planteados. Hemos desafiado los límites y demostrado que los alumnos de la UAI somos capaces de colaborar y competir mano a mano con equipos que llevan años participando en este evento”, señaló muy contento tras el triunfo, Nicolás Fraser, alumno de Ingeniería Civil en Energía y Medio Ambiente, y capitán de Electromovilidad UAI, equipo conformado por estudiantes de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, la Escuela de Negocios y la Escuela de Diseño.

Desde el inicio de esta aventura los jóvenes, que llevan trabajando más de un año en el desarrollo de Emu Alpha, se vieron enfrentados a diferentes obstáculos que lograron superar con decisión y mucha perseverancia. Novatos en la carrera, sin conocimientos previos acerca de la elaboración y características de un auto híbrido biplaza, y con una serie de dificultades técnicas durante el trayecto, Electromovilidad UAI demostró su profesionalismo y entusiasmo trabajando coordinadamente dentro de un equipo multidisciplinario que potenció las habilidades de cada integrante.

“Lo más difícil en la carrera fue resolver una falla que presentó nuestro motor desde el circuito en Santiago, pero lo pudimos resolver completamente antes de la ruta en San Pedro de Atacama, recableando el sistema eléctrico y volvimos a la carrera de la mejor forma posible”, sostuvo Andrés Sylvester, encargado de Electricidad de Electromovilidad UAI.

Por su parte, el profesor de Ingeniería Civil en Energía y Medio Ambiente, Raúl O´Ryan destacó el empuje y tenacidad de los estudiantes: “Es un orgullo para nosotros. Lo importante no es si ganaron o no. Nuestros alumnos se organizaron, trabajaron, consiguieron financiamiento, hicieron el diseño técnico y perseveraron, eso sí es importante”.