En una charla abierta a la comunidad el profesor de Ingeniería UAI, Francisco Rojas, develó algunos de los misterios del origen del universo y las innumerables potencialidades de la física cuántica.


Hablar de ciencia, física cuántica o agujeros negros puede parecernos, a primera vista, algo extremadamente lejano, denso y difícil de comprender. Sin embargo, en el último tiempo el interés por estos temas ha ido aumentado entre el público en general, demandando así a expertos y académicos una divulgación más cercana de estos conocimientos científicos.

La reciente muerte de Stephen Hawking, el extraordinario científico inglés reconocido como el físico teórico más importante del último tiempo, despertó nuevamente el interés de los medios de comunicación y las  personas por conocer y entender aquellos fenómenos que pudieran brindarnos una explicación sobre nuestro origen , así como  las tremendas potencialidades y el impacto de la física cuántica en las tecnologías actuales.

En este contexto, Francisco Rojas, PhD in Physics University of Florida y profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias,  dictó la charla “Física Cuántica, Agujeros Negros y el legado de Stephen Hawking” en la que explicó cómo los avances y las aplicaciones  de la teoría cuántica han contribuido al desarrollo de distintas tecnologías en diversos ámbitos. Entre estas contribuciones destacan los transistores, microprocesadores y otros componentes electrónicos; la física de nuevos materiales con el descubrimiento de semiconductores y superconductores; la criptografía y la computación cuántica, entre otros.

Dispositivos que pueden detectar el cáncer de manera temprana, así como nuevos tratamientos para combatir enfermedades y mejorar la calidad de vida de las personas, son algunos de los innumerables ejemplos que develan el impacto de las investigaciones y experimentos científicos en esta área, según señaló Rojas.  También lo son los diversos dispositivos que  forman parte de nuestra vida cotidiana, como los smartphones, pantallas LED y computadores.

Durante su presentación el académico de Ingeniería también abordó el legado de Stephen Hawking,  explicando  la denominada “radiación de Hawking”, uno de los grandes hallazgos del destacado científico que establece la relación entre la física cuántica y los agujeros negros.

“Jacob Bekenstein postuló que los agujeros negros debían poseer una característica, denominada entropía que puso en aprietos las leyes de la Termodinámica. Posteriormente, Hawking  notó que esta entropía debía tener un origen en las leyes de la física cuántica, descubriendo que los agujeros negros debían emitir una tenue radiación” explicó Francisco Rojas, quien además destacó la enorme importancia de este descubrimiento ya que si la radiación de Hawking pudiese ser detectada a través de la tecnología actual, sería una primera observación de la tan anhelada teoría cuántica de la gravitación, lo que constituiría un gran paso para entender los mismos orígenes de nuestro universo”.

Descubrimientos como la radiación de Hawking aún están siendo investigados, por lo que su impacto tecnológico todavía es insospechado, sostuvo Francisco Rojas. Sin embargo, se prevé que si estos misterios  son develados podrían tener un alcance significativo para la humanidad.