Proyecto se encuentra en fase de prueba e instalación de nuevos prototipos.


Los sistemas de calefacción y su correcto funcionamiento son un tema relevante para las dotaciones que habitan el territorio antártico chileno debido a las bajas temperaturas que se mantienen durante todo el año. La alta demanda y los desafíos energéticos que estas condiciones climatológicas impulsaron al  profesor de  Ingeniería Civil en Energía y Medio Ambiente del Campus de Viña del Mar, Aymeric Girard, a trabajar  junto al Ejército de Chile en una investigación que busca generar calefacción en la Base General Bernardo O’Higgins Riquelme, utilizando Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

El proyecto, concretamente, busca brindar una solución a la gran demanda energética para la producción de agua caliente sanitaria de la base a través de la instalación de una bomba de calor termodinámica que utiliza el calor del aire, paneles solares y líquido refrigerante para su funcionamiento.

A través de esta iniciativa buscamos “crear conciencia en la población, incluida las instituciones públicas del país, sobre la importancia de las energías renovables no convencionales y generar condiciones para producir en Chile esta tecnología, incorporando partes y piezas”, indicó el profesor Girard.

Como complemento a la generación de energía, la investigación apuesta por la instalación de una turbina eólica vertical que busca aprovechar las condiciones del viento existentes en la zona. Asimismo, para incrementar el ahorro energético, el proyecto propone la utilización de nuevos materiales para ventanas y puertas, así como el reemplazo de ampolletas por nuevos tipos de bombillas.

En esta iniciativa participa, junto al profesor Aymeric Girard, el General de División Oscar Bustos Carrasco, Comandante del Comando de Industria Militar e Ingeniería, unidad a cargo de la Eficiencia Energética del Ejército de Chile.

Un gran desafío

La Base General Bernardo O’Higgins Riquelme, constituida definitivamente en 2001, alberga una dotación de 21 efectivos que permanecen en sus instalaciones los 365 días del año, y 72 personas que la habitan en época estival. La mayoría de ellos son miembros y funcionarios del ejército, quienes desarrollan diversas tareas enfocadas  a brindar información meteorológica, glaciológica y científica, además de apoyo logístico y la materialización de la soberanía chilena en el territorio.

Actualmente, un 70% de la demanda total de energía eléctrica de la base corresponde a la generación de calefacción, a través del uso de estufas eléctricas. En tanto, un 8% de ésta se utiliza para la producción de agua caliente sanitaria (ACS), la que se obtiene por medio del uso de termos eléctricos de 80 y 180 litros. Otro 5% de la energía es utilizada para la iluminación de la base.

Para responder al alto porcentaje de energía eléctrica utilizado para la calefacción y el ACS, la Base General Bernardo O’Higgins Riquelme cuenta con múltiples generadores, los que son alimentados por estanques de combustible diésel. Dada la lejanía del lugar y las características geográficas de la zona, este combustible debe ser transportado a través del mar lo que implica riesgos y un elevado costo.

En este sentido, el proyecto en el que participa Aymeric Girard , junto con ofrecer una solución sustentable a la gran demanda energética de la base, permitiría un importante ahorro del combustible utilizado y con ello contribuirá al cuidado del medio ambiente y  la disminución del riesgo en el transporte del combustible.

Actualmente, la iniciativa se encuentra en fase de prueba e instalación de nuevos prototipos. A mediano plazo, se espera participar junto a la empresa RENERGE en un fondo de financiamiento que valide el prototipo probado en la base O’Higgins en condiciones adversas de radiación y temperatura, para así fabricar en nuestro país, paneles solares a bajo costo.