Alumnos y egresados de Ingeniería Civil en Bioingeniería destacan la formación en investigación y sello emprendedor

18/06/2018 Noticias

Rafaela Urrutia y Sebastián Muñoz  cuentan aquí cómo ha sido su experiencia al optar por esta carrera que la Facultad  de Ingeniería y Ciencias imparte desde 2009. 


Desarrollo de investigación científica básica y compleja, formación teórica y práctica, innovación y foco en emprendimiento, es lo que destacan alumnos y egresados de la carrera de Ingeniería Civil en Bioingeniería que actualmente participan en el desarrollo de distintos proyectos de ingeniería aplicada. 

Sobre su interés por esta área de la ingeniería, Rafaela Urrutia, alumna de quinto año que actualmente realiza su pasantía en el Centro de Bioingeniería UAI Bio, destaca la posibilidad que la universidad y la carrera ofrece a los estudiantes que quieren desarrollar proyectos investigación desde el pregrado en los laboratorios que Bioingeniería tiene en los Campus de Viña y Peñalolén.

“La bioingeniería se basa en la ciencia y para aplicarla, en la facultad  contamos con los mejores laboratorios de última tecnología y con un equipo docente de excelencia que nos ayuda en nuestro aprendizaje”, dice la estudiante que actualmente trabaja con el profesor de Bioingeniería del Campus Viña del Mar, Juan Francisco Vivanco, en el desarrollo de prótesis fabricadas en impresoras 3D para pacientes con enfermedades óseas a partir de materiales como el vidrio. Sobre su experiencia y el aprendizaje logrado con  este proyecto, la alumna destaca que el éxito de una investigación no depende solo de lo que se observe y estudie, sino también de las herramientas con las que se trabaja. «Cada etapa cuenta con diversos procesos de observación, testeo y reporte de los exámenes. Actualmente estamos probando materiales en ambientes que simulen la densidad y presión del cuerpo humano», explica.

Por su parte, Sebastián Muñoz egresó en 2016 de Ingeniería Civil en Bioingeniería y hoy trabaja como Ingeniero de  Proyectos en  Polynatural, empresa de i+d enfocada en el desarrollo de agro insumos para pre y post cosecha.

“Lo que más me ayudó en la universidad fue la rigurosidad y exigencia que los profesores nos pedían a la hora de argumentar y desarrollar nuestras ideas. También fue muy importante la motivación con la que enseñan, que es muy contagiosa”, señala Sebastián, quien trabajó como tema de investigación de su tesis de grado la «Fitoestabilización de suelos de relaves mineros en desuso» en el Centro de Bioingeniería de UAI con el profesor e investigador de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, Bernardo González.

Sobre su experiencia en proyectos de investigación aplicada, el egresado de Bioingeniería dice que trabajar en un laboratorio es similar a lo que pasa en una cocina, ya que constantemente se están mezclando elementos diferentes y escribiendo las recetas para luego atestiguar las combinaciones que nacen en cada investigación, volviendo a probar en otros contextos y pasando al siguiente nivel si funciona. «Siempre me han gustado las ciencias básicas, me identifico bastante con el pensamiento racional y conclusivo. Estudiando Civil en Bioingeniería sabía que tendría una buena mezcla de esas cosas”, afirma Sebastián.

Respecto al enfoque y sello de la carrera de Ingeniería Civil en Bioingeniería, su director Juan Pablo Pavissich destaca la importancia de una formación integral de profesionales, la cual no solo se enfoque en la investigación y el estudio dentro de una sala acondicionada, sino que también se desarrolle la capacidad del emprendimiento en diversas áreas de la bioingeniería.

«La formación multidisciplinaria que recibe el bioingeniero en la Universidad Adolfo Ibáñez le permite desenvolverse en múltiples áreas de la ingeniería aplicada, tales como la biorremediación ambiental, la agrobiotecnología y el desarrollo de tecnologías para el área médica, todas estas con un importante sello de innovación. Por esta razón, al momento de buscar trabajo, el ingeniero de la UAI puede desenvolverse en algún campo dentro del amplio terreno que tiene esta ciencia», concluye Pavissich.

Redes Sociales