Escolares de colegios de Santiago y Viña del Mar evaluaron proyectos de fin de semestre de alumnos de ingeniería

14/12/2015 Noticias

En los Campus Peñalolén y Viña del Mar se desarrolló, de manera simultánea, el “Play Day”, actividad del Taller de Ciencias Aplicadas en la cual alumnos de tercer año de ingeniería presentaron sus proyectos de fin de semestre  –prototipos de robots inspirados en animales–  a niños de enseñanza básica del colegio Unión Árabe de Peñalolén y del colegio Ana María Janer, del sector de Miraflores de Viña del Mar.

En ambas jornadas los niños  jugaron,  probaron y pusieron nota a  los  juguetes  robotizados  desarrollados durante el segundo semestre por los estudiantes a través plataforma de hardware arduino y controlados remotamente utilizando un módulo de conexión bluetooth para celulares.

Tiburones, jirafas, dinosaurios y largartos, estaban entre la variedad de prototipos que  los escolares tuvieron que evaluar.

taller

En el Edificio de Talleres de Peñalolén  el trabajo se organizó en grupos de  cinco alumnos, cada uno con un rol específico: sociólogo (encargado de estudiar el comportamiento de los niños), coordinador general, experto en motores, encargado de diseño y un experto en arduinos.

“El objetivo del curso tiene relación con la aplicación de las ciencias a dispositivos específicos, pero también tiene un rol social. La idea es traer a niños de colegios municipales a probar y evaluar los juguetes y que a la vez  nuestros alumnos se puedan relacionar con ellos y entender cómo es interactuar directamente a un cliente, esta vez de 10 años”, explicó el profesor y coordinador de la asignatura en la sede Peñalolén, Ricardo Segal.

Francisco Duque, profesor del Taller de Ciencias Aplicadas en la sede Peñalolén, señaló, además, que en esta asignatura los estudiantes «aplican los distintos conocimientos ingenieriles que han adquirido a lo largo de la carrera” y –agregó-  que la importancia de la modalidad de evaluación es que  “genera una interacción entre la comunidad y la universidad, lo que es muy valioso y fructífero tanto para los universitarios como para los niños».

“Es un ramo desafiante ya que tiene bastante de trabajo en equipo. Fue un desafío múltiple porque un punto era que el robot funcionara,  pero también tenía que ser atractivo para los niños”, agregó  Cristóbal Ugarte, estudiante de tercer año de Ingeniería Civil en Tecnologías de la Información.

Por su parte, en el Campus Viña cerca de cien niños de cuarto básico colegio Ana María Janer disfrutaron jugando a la vez que  evaluaron y probaron los   juguetes – robots.

Daniel Ocaranza, alumno de Ingeniería Civil en Minería y ayudante del Taller de Ciencias Aplicadas en Viña del Mar, destacó que “esta actividad tiene como objetivo entretener a los niños y a la vez, acercarlos a la tecnología y a la universidad”.

El Taller de Ciencias Aplicadas está inspirado en el curso Design Nature, de Olin College, EE.UU.

Redes Sociales