Experto de la U. de Cambridge en la FIC: “En Europa y Norteamérica es imposible pensar en las universidades sin transferencia tecnológica”

24/08/2012 Noticias

Una serie de reuniones con profesores de la UAI sostuvo David Secher, consultor internacional en el área de comercialización de tecnologías de la Universidad de Cambridge y ex Presidente de PraxisUnico. Esta es la primera de tres visitas que el experto británico realizará  a la UAI como parte del fondo  para la Transferencia Tecnológica y Licenciamiento adjudicado por Corfo a la universidad en 2012 y que, entre otras cosas, apunta a la futura  implementación de una de Oficina de Transferencia Tecnológica y Licenciamiento (OTT). Secher se reunió con el vicerrector académico de la UAI, Rafael Macherone, el decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC), Alejandro Jadresic y con los directores de los centros de investigación de la FIC, para compartir experiencias de transferencia tecnológica, licenciamiento y propiedad intelectual.

En 2002, en conjunto con  Lita Nelsen del MIT, David Secher fundó  Praxis (hoy PraxisUnico), la compañía  líder en el entrenamiento para la transferencia tecnológica en Reino Unido.  En 2007, recibió el  Queen’s Award  por su contribución a la promoción del emprendimiento. También se desempeñó como Director Ejecutivo de la Asociación para la  Investigación N8 (una colaboración de las 8 universidades con más investigación del norte de Inglaterra), como director de los  Servicios de Investigación de la Universidad de Cambridge,  director de Drug Development, Cancer Research Campaign de Reino Unido, y director de Monoclonal Therapeutics, Celltech Ltd.

De visita en la Facultad de Ingeniería y Ciencias, en esta entrevista el consultor habló sobre la importancia de las Oficinas de Transferencia Tecnológica y del trabajo conjunto entre empresas e investigadores.

-¿Qué tan importante es la transferencia tecnológica para las universidades?
En Europa, Norteamérica y Reino Unido es imposible pensar en las universidades sin  transferencia tecnológica.  La transferencia tecnológica se ha transformado en una parte integral de su misión, junto con la enseñanza y la investigación. Y esto no sólo ocurre en las facultades de ciencia y tecnología, por eso  el término “transferencia de conocimiento” se está usando cada vez más en Europa.
En los últimos años mi trabajo internacional me ha demostrado que  muchas economías emergentes están ávidas por adquirir una “economía del conocimiento”, empezando por la instalación de Oficinas de Transferencia Tecnológica (OTT) en sus universidades. No todas las universidades tienen el volumen de investigación necesario para sostener una Oficina de Transferencia Tecnológica tradicional (como las de EE.UU.)  y  por ello se han desarrollado otros modelos de relación universidad/empresa.

-¿Cuál es el rol y los beneficios de contar con una Oficina de Transferencia Tecnológica?
Pocos investigadores pueden desarrollar sus propias redes industriales, pero la mayoría quiere enfocarse en su investigación y, mientras están felices cuando ven que los frutos de sus investigaciones tienen un beneficio social y económico, reconocen al mismo tiempo que no tienen las habilidades necesarias y que prefieren que otra persona actúe en su nombre.

-En cuanto a las actividades que están enfocadas en la promoción de la transferencia tecnológica, ¿cómo es la tendencia en las universidades americanas y europeas?
Las universidades americanas tienen Oficinas de Transferencia Tecnológica (OTT) relativamente desarrolladas y su rol es bastante constante. En Europa, las OTT están libres de la necesidad de demostrar que están en conformidad con la legislación y todavía están experimentando y en  evolución.

-¿Qué cree que la Universidad Adolfo Ibáñez tiene por hacer en el tema de transferencia tecnológica?
No he estado aquí el tiempo suficiente como para dar una respuesta definitiva sobre eso, pero el primer paso en una universidad debe ser pensar si  la transferencia tecnológica encaja en la misión de la universidad y cómo hacerlo.

¿Cómo visualiza la evolución de Chile en cuanto a la comercialización de la investigación académica?
Como muchos otros países, Chile está en una etapa temprana y posiblemente todavía necesite desarrollar una comprensión más amplia de porqué la transferencia tecnológica  es importante para las universidades  y nacionalmente.

-En comparación con Europa y EE.UU., ¿las instituciones/organizaciones  educacionales  en América Latina necesitan de una mayor regulación de la comercialización de la propiedad intelectual?
No es precisamente en la regulación donde yo empezaría. Esto implicaría que los esfuerzos de los científicos e investigadores emprendedores en las universidades, han sido “criminales”.  En cambio, deberíamos elogiar esos esfuerzos y desarrollar  políticas y reglas que fomenten, en vez de inhibir,  a los investigadores a trabajar con la industria/empresas.

-¿Cuál es la importancia para las universidades de la “Tercera Misión” (emprendimiento, innovación y compromiso social)?
Hay muchos beneficios de la llamada “Tercera Misión” entre los cuales el que podría ser más obvio: el dinero, ¡Es el menos importante! Las actividades de la “Tercera Misión” cumplen un rol vital en justificar a la sociedad la existencia de las universidades y proporcionan ejemplos de la vida real sobre cómo la investigación puede beneficiar a la sociedad y a la economía nacional. Las actividades de la “Tercera Misión” también otorgan un estímulo a los investigadores que están en la mitad de su carrera y que pueden  revitalizarla como investigadores. Finalmente, las actividades de la “Tercera Misión” pueden proporcionar casos de estudio que hacen de la enseñanza algo más relevante y real para los estudiantes.

Redes Sociales