Facultad de Ingeniería presentó estudio que propone medidas para disminuir la brecha digital en Chile

18/10/2013 Noticias

Dentro de los objetivos que se ha propuesto la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) están: pasar del 40% a más de un 70% de penetración de banda ancha en la población, contar con el 100% de los colegios conectados a alta velocidad, y llegar al 100% de las empresas PYME con conexiones de alta velocidad.

Sin embargo, dada la fuerte inversión que se requiere y  la poca capacidad de pago de los usuarios en las comunas de estratos socioeconómicos más bajos, las empresas de telecomunicaciones se han centrado en ofrecer servicios de internet de alta velocidad sólo en segmentos de mayores ingresos. En este contexto, la Subtel solicitó a la Universidad Adolfo Ibáñez un estudio para diseñar una política pública eficiente que disminuya la brecha digital existente entre los segmentos de mayores y menores ingresos en Chile.

El estudio Operadores de infraestructura de telecomunicaciones y masificación de la banda ancha en Chile: propuestas de reforma fue elaborado por el decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI, Alejandro Jadresic, el vicedecano y profesor Marcelo Villena y el profesor Eduardo Bitran, y  se presentó en la universidad en una actividad que contó con la presencia del subsecretario de Telecomunicaciones, Jorge Atton.

Tras la presentación, el documento fue comentado por  Felipe Morandé,  ex ministro de Transportes y Telecomunicaciones y actual jefe programático de la candidata a la presidencia Evelyn Matthei y Leonardo Mena, Director Ejecutivo de Regulación y Gestión Consultores que participa del grupo programático de telecomunicaciones de Michelle Bachelet.

El estudio plantea entre sus líneas de acción, dos que pretenden mejorar la eficiencia del sector y propiciar una mayor penetración en los sectores de menores ingresos. Primero, generar mecanismos de mercado para mejorar el uso del espectro en el país. Segundo, generar un subsidio a la oferta de infraestructura base (fierro-cemento), a ser licitados por mecanismos de concesiones por los  distintos operadores de infraestructura existentes en el país, entre ellos las actuales compañías móviles y fijas.

«Después del terremoto del 2010 nuestra preocupación era cómo íbamos a resolver el problema de las telecomunicaciones. ¿Quién iba a hacer las instalaciones de fibra óptica que se perdieron en la zona del terremoto? El modelo que existía en Chile no lo permitía. Así nació la figura de los operadores de infraestructura de telecomunicaciones con la idea de reconstruir la infraestructura perdida. Hoy en día se propone usar estos mismos operadores para masificar la banda ancha de alta velocidad en los segmentos de menores ingresos. El problema de largo plazo, de redes de alta capacidad que lleguen a todos los chilenos, no está resuelto y es, sin duda, un desafío país donde el gobierno, los operadores y las empresas tienen un rol clave que jugar”, señaló Jorge Atton.

Los principales aspectos del estudio que se presentaron y discutieron en la UAI fueron aquellos relacionados con la masificación de la banda ancha y la administración del espectro.

Respecto a las reformas orientadas a favorecer la masificación de la banda ancha, la idea es que el gobierno licite obras de infraestructura de telecomunicaciones que lleven fibra óptica a zonas periféricas (comunas con predominio de población C3, D y E) donde las compañías no entregan servicios de internet, telefonía móvil y fija y televisión por el costo/beneficio que esto implica y su baja demanda.

Esta nueva infraestructura, que se podría financiar con una subvención del Estado a través del Fondo para el Desarrollo de las Telecomunicaciones (FDT) , bajaría el costo sistémico de las redes y permitiría que empresas a través de  distintas opciones tecnológicas puedan proveer el servicio a un menor costo, sin tener que renunciar a la competencia por clientes.

Así, por un subsidio de US$ 82 millones al año se podría llegar a 800 mil hogares a un precio inferior a $ 16 mil al mes para el paquete de servicios de banda ancha con 10 mbps y telefonía fija, indica el estudio elaborado por la UAI.

El informe se realizó utilizando como ejemplos las comunas de Renca, Cerro Navia y Lo Prado. Sin embargo, explicaron los autores,  sus resultados pueden ser aplicados tanto en la Región Metropolitana como en el resto del país.

Nuestro desafío, concluyó Jorge Atton, es “garantizar la conectividad e inclusión digital de todos los chilenos. El tema es cómo resolvemos el acceso a banda ancha. El objetivo como gobierno es que las políticas de Estado de largo plazo, sean apolíticas. Espero que los que sigan resuelvan el problema”.

Creciente aumento del acceso a internet

De acuerdo al último informe semestral elaborado por la Subsecretaría de Telecomunicaciones, al cierre del primer semestre de 2013 la penetración de acceso a internet por cada 100 habitantes, alcanzó 44,4 personas con un crecimiento de 9,3 puntos porcentuales en el último período. El informe también detalla el crecimiento y el impacto que ha tenido la banda ancha móvil en los usuarios de telecomunicaciones. Sólo entre el año 2009 y 2013 las conexiones móviles han crecido un 770%.

Las conexiones a internet móvil, alcanzaron un total de 5.556.093 duplicando a las conexiones fijas lo que  cuenta del crecimiento exponencial de los últimos cuatro años.

De acuerdo al tipo de dispositivo utilizado para conectarse a Internet móvil, se observa un crecimiento significativo de la navegación en el móvil (vía smartphones) que representan un 81% de las conexiones 3G a junio de 2013.

El informe también detalla el crecimiento y el impacto que ha tenido la banda ancha móvil en los usuarios de telecomunicaciones. Sólo entre el año 2009 y 2013 las conexiones móviles han crecido un 770%.

El fuerte crecimiento experimentado en el acceso internet desde el 2009 hasta el 2013 se explica principalmente debido a los importantes niveles de penetración de internet móvil, lo que demuestra el enorme interés de los usuarios de contar con un acceso a internet que les permita movilidad.

Redes Sociales