El fondo busca potenciar el desarrollo económico y tecnológico del país en forma sustentable, a partir de la investigación científica.


Los académicos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI: Josefina Poupin, Gonzalo Ruz, Thomas Ledger, Juan Pablo Pavissich y Cedric Little, además de los investigadores asociados Felipe Aquea, del Centro de Bioingeniería UAI; María Francisca Blanco, de la Universidad Andrés Bello (UNAB) y Danilo Pérez-Pantoja de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), obtuvieron la renovación del Centro Basal para la Ecología Aplicada y la Sustentabilidad hasta el 2024. Este grupo de investigadores es liderado por el profesor Bernardo González del Grupo de Bioingeniería de la Facultad de Ingeniería y Ciencias UAI.

“El objetivo de este centro es potenciar el desarrollo económico y tecnológico del país en forma sustentable, fomentando la valoración y recuperación de sus recursos ambientales, a partir de la investigación científica. Así, la línea denominada ‘Aproximaciones de la Bioingeniería a la Protección Ambiental y a las Tecnologías Sustentables’,  recibirá un financiamiento de 120 millones de pesos anuales para seguir desarrollando investigación fundamental”, explica Bernardo González.

Gracias a esta adjudicación, este grupo multidisciplinario de académicos podrá continuar realizando aportes significativos tanto a la investigación básica, como en sus aplicaciones innovadoras que brinden sustentabilidad en áreas tan relevantes como el uso de microorganismos para mejorar el crecimiento y calidad de cultivos agrícolas y forestales; el desarrollo de nuevas estrategias para eliminar contaminantes emergentes; el modelamiento predictivo para aumentar la resiliencia de cultivos agrícolas ante el cambio climático y el diseño de sistemas para mejorar la calidad y el uso de los recursos hídricos.

Para lograr estos objetivos -agrega el profesor González- se utilizarán herramientas tradicionales de la bioingeniería, como de inteligencia artificial y ciencia de datos. Estos avances en ciencia y tecnología se proyectan en desarrollos conjuntos, contratos de investigación y colaboraciones con la empresa privada, centros de investigación, instituciones gubernamentales y Naciones Unidas.