Jacques Dumais expone sobre el origen y la evolución de la vida

20/05/2013 Noticias
Comprender cómo surgió la vida en nuestro planeta hace más de mil millones de años ha sido siempre una de las aspiraciones de los científicos a nivel mundial. Por esa razón, Jacques Dumais, profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias,  Ph.D. en Biología de Standford University, compartió sus investigaciones respecto al origen y la evolución de la vida en la última conferencia del ciclo“Del Big-Bang al ADN: El origen del Universo y la vida”, que se realizó en el Campus de Viña del Mar.

“Lo que quedó demostrado hace muchísimo tiempo es que la vida no nace espontáneamente, tienen que existir ciertas condiciones previas”, sostuvo el académico.

El principal problema para los científicos que investigan estos temas es determinar cuáles son esas condiciones primigenias. Para poder hacerlo, existen dos corrientes teóricas y experimentales: la “bottom-up” que consiste en intentar recrear la vida en un laboratorio, y la “top-down” en la que se busca simplificar la vida hacia la célula más simple para así comprender cómo pudo surgir la primera forma de vida.

«Es imposible estudiar el origen de la vida puesto que no podemos volver en el tiempo para verlo. Por eso los científicos debemos intentar comprender cómo funcionan los organismos, ya sea recreándolos o simplificándolos”, comentó Jacques Dumais.
Hay quienes plantean que el salto entre una forma de vida simple a una compleja es un cambio tan gigantesco que sería imposible comprenderlo. Dumais se opone a esta idea ya que no se trataría de un sólo salto enorme, sino de muchos más pequeños. “Existen formas de vida intermedias que hacen posible comprender el paso de una a otra”, dijo el investigador.
En una charla dinámica, donde mostró diferentes videos para explicar su investigación, el profesor comentó que actualmente se encuentra realizando  diversos experimentos que prueban esta idea.  La exposición se centró en uno que estudia el funcionamiento de la Catasetum, un tipo de orquídea que tiene un sistema sumamente complejo de polinización. Esta es una planta que puede detectar cuándo una abeja se acerca a ella y es capaz de lanzar el polen para que se pegue a la espalda del insecto.
“Es algo que parece imposible ¡Cómo una planta llega a tener un sistema tan complejo! ya que el polen tiene que caer precisamente en la espalda de la abeja o no funcionaría el proceso”, comentó.
Gracias a su estudio, el biólogo logró encontrar otros tipos de flores que funcionan como evoluciones intermedias entre las orquídeas más simples y la Catasetum probando que la evolución de una orquídea simple a una tan compleja no es un sólo salto, sino un proceso.
Redes Sociales