La revolución de la física: a 100 años de la Relatividad General

26/11/2015 Noticias

Corría 1915 cuando el físico alemán Albert Einstein combió el rumbo de la física y la ciencia en general al completar su Teoría de la Relativida, lanzando su estudio de la Relatividad General, que sumado al de la Especial publicado una década antes, influyó los principios de la física que hasta ese momento se conocían.

La Teoría de la Relatividad Especial de 1905 estudia cómo se percibe el espacio y el tiempo en función de un sujeto no acelerado observador, mientras que la más reciente, incluye la gravedad y la une al espacio y al tiempo.

Su primera teoría, de la Relatividad Especial, desarrollada cuando tenía 26 años, describe la ecuación más famosa del mundo: E=mc2 -, según la cual la masa es la energía del cuerpo en reposo y la velocidad a la que va un objeto aumenta su energía. La revolución total vino cuando el físico entendió como base de su teoría especial que la velocidad de la luz es constante y que nada en el universo puede superar sus casi 300 mil kilómetros por segundo. Teniendo en cuenta esto, sabemos que al tiempo y al espacio les pasan cosas diferentes cuando nos acercamos a la velocidad de la luz: el espacio se contrae y el tiempo pasa más despacio; con mayor velocidad se produce una especie de compresión del tiempo.

Años más tarde, Einstein fue extendiendo los conceptos de su primera teoría para explicar la gravedad. A los 36 años, en noviembre de 1915, el alemán planteo que la gravedad viaja exactamente a la velocidad de la luz y que está íntimamente unida al espacio y el tiempo, unificados en el tejido espacio-tiempo.

Pero ¿para qué sirven hoy las ecuaciones de Einstein?

Para James Green, de la división de ciencias planetarias de la NASA, Einstein creó una visión totalmente nueva del Universo y desde entonces lo que hemos hecho son muchos descubrimientos que describen exactamente lo que había imaginado él; la revolución de la física que él inició sigue siendo una realidad.

*«Nuestra búsqueda incansable». Opinión del profesor de la Facultad de Artes Liberales, Andrés Anabalón en El Mercurio de Valparaíso. 

*Fuente: La Tercera – 26 de noviembre.

Redes Sociales