Iniciativa forma parte de los 50 ganadores, entre los 1.500 proyectos que postularon a este concurso.


“Bed Control”, sistema desarrollado por alumnos de Ingeniería Civil Industrial de Campus Viña que permite el monitoreo en tiempo real de  pacientes que se encuentren  hospitalizados o postrados, se adjudicó uno de los 50 fondos Capital Semilla otorgados por Corfo. Gracias a ello el equipo de estudiantes  contará con financiamiento de $25 millones para continuar con el desarrollo y puesta en marcha de su emprendimiento.

“Bed Control” consiste una funda que se instala en la cama de los pacientes y que es capaz de detectar en qué posición  se encuentran. La información es transmitida a un monitor central que debe estar a disposición del equipo médico a cargo del cuidado del paciente. Visualizar la posición del paciente previene posibles caídas desde la cama o catre clínico y con ello, lesiones.

El equipo  de alumnos de ingeniería a cargo del desarrollo de  este emprendimiento está conformado por  Romina Nardecchia, Matías Ríos, Benjamín Jackson, Carla Möller y Vicente Ramos, quien indicó que “haber ganado el Semilla de Corfo representa nuestro logro más grande como grupo. Además, nos impulsa a seguir creyendo en nosotros, pues indica que somos capaces de lograr lo que nos proponemos y, a la vez, reafirma el potencial de nuestro proyecto”.

El concurso Capital Semilla de Corfo busca fomentar la creación y desarrollo de nuevos emprendimientos dinámicos con un alto potencial de crecimiento. Esto implica que en dos años sean capaces de alcanzar ventas por un millón de dólares o más y que en los siguientes tres años, puedan tener un crecimiento superior al 20%.

A este llamado postularon un total de 1.500 proyectos, resultando ganadores dos emprendimientos de la Universidad Adolfo Ibáñez: “Bed Control” y “Yo Chef”, iniciativa liderada por un alumno de la Escuela de Negocios que reparte a domicilio ingredientes porcionaddos e indicados, para que puedan ser cocinados por los clientes.

La historia de la iniciativa

La idea de desarrollar este proyecto surgió a partir de las experiencias de familiares enfermos de algunos de los miembros del grupo. La preocupación por el riesgo de caídas, la ocurrencia de éstas y también los efectos negativos que sufren algunos pacientes que deben ser contenidos en sus camas, hicieron que este grupo comenzara a investigar el tema. “Llegamos a la conclusión de que efectivamente éste es un problema global. Por ello propusimos la idea de buscar alguna solución efectiva frente a las caídas de pacientes”, agregó Vicente Ramos.

Con esta idea clara, los estudiantes se acercaron a Garage UAI donde se les entregó la ayuda y orientación necesaria para formular, postular el proyecto y  preparar un pitch, entre varias otras recomendaciones para el desarrollo de su emprendimiento.

“Ahora que contamos con este apoyo, nuestra principal expectativa es llegar a tener un producto que cumpla con los requerimientos del mercado para que sea comercializable. Además, con Bed Control queremos lograr una marca chilena que pueda ser reconocida tanto a nivel nacional como internacional”, señaló el estudiante de ingeniería.