Con el propósito de que los alumnos de ingeniería de la UAI se relacionen con la comunidad a través del “aprender haciendo”, el Taller de Ciencias Aplicadas a cargo del profesor Ricardo Segal,  organizó la  Feria Tecnológica “Ingenieros Infantiles” instancia en  la cual  los estudiantes presentaron novedosos proyectos –juguetes  inspirados en animales-  a niños de enseñanza básica de  los colegios  Santa Filomena, de Viña del Mar y Juan Bautista Pastene de la comuna de Peñalolén.

La Feria Tecnológica estuvo  organizada en conjunto  con las  municipalidades  de Viña del Mar y  Peñalolén, respectivamente.

“Creo que estamos cumpliendo con la labor que tenemos de formar buenos ingenieros, buenos chilenos, gente de bien”, señaló el profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, Ricardo Segal sobre el impacto de esta iniciativa.

Los juguetes  fueron desarrollados durante el Taller de Ciencias Aplicadas  a través de la mecatrónica,  disciplina que integra los sistemas mecánicos, electrónicos y de software para crear un dispositivo, maquina o sistema, que cumple su función automáticamente. Estos fueron controlados de manera remota utilizando un dispositivo móvil.

Así, en el colegio Santa Filomena de Viña, los alumnos de tercer año ingeniería civil presentaron  variados juegos, entre los que se encontraban  pingüinos que debían  nadar en una piscina para capturar la mayor cantidad de peces posible y  escorpiones que lanzaban agua con su aguijón para apuntarle a un blanco, los cuales   fueron probados y evaluados  por niños de 4° y 5° año básico.

La actividad contó también  con la presencia  de la alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato quien destacó la iniciativa llevada a cabo por la UAI y la facultad.

“Felicito a la Universidad Adolfo Ibáñez por aportar, una vez más, con sus innovadores y vanguardistas talleres educativos, que cumplen a cabalidad el desafío de estimular la imaginación e incentivar el mundo por la ciencia y la tecnología en la comunidad escolar”, dijo la alcaldesa.
Juguetes en Peñalolén

En el colegio Almirante Pastene de Peñalolén los alumnos de ingeniería –reunidos en 12 grupos- presentaron juegos tan variados como un Tiranosaurio Rex que quería ser arquero, un rinoceronte que destruía una ciudad de lego, un elefante que movía la trompa y se arrodillaba, un hipopótamo que comía  pelotas de ping-pong, una serpiente que se deslizaba entre los árboles y un gorila “entrenado”,  entre toda una fauna  que demostró  que la mejor forma de aprender es jugando.

La actividad contó con la presencia del decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, Alejandro Jadresic, y de profesores del taller.

El proyecto consistió en “crear, diseñar, programar, desarrollar, ejecutar e implementar un prototipo que a la vez fuera un juguete, con un carácter bio-inspirado. Es decir,  los alumnos debían investigar y emular el movimiento de un animal”, explicó el profesor de del Taller de Ciencias Aplicadas Claudio Díaz.

En esta oportunidad, los trabajos también fueron calificados por niños de enseñanza básica.

“La evaluación por parte de niños de 10 años persigue dos objetivos. En primer lugar, vincula a nuestros alumnos con el medio y, en particular, con un colegio municipal de nuestra comuna, Peñalolén. En segundo término, permite a  los alumnos a estudiar el perfil de los niños para ajustar su juguete bio-inspirado en sus preferencias. Los juguetes fabricados por los alumnos de ingeniería son  de alta tecnología y corresponden a trabajos de mecatrónica, es decir una integración de mecánica y electrónica”, sostuvo Ricardo Segal.

Por su parte el director del colegio Almirante Pastene, Patricio Sandoval,  destacó la importancia de esta iniciativa que acerca dos mundos diferentes: el universitario y el escolar.  “Esta actividad es muy importante para nuestra escuela, porque acerca a nuestros alumnos a la tecnología y los motiva a aprender que si ellos también estudian y se esfuerzan, un día pueden crear sus propios juguetes”.

El Taller de Ciencias Aplicadas está ha inspirado en el curso Design Nature, de Olin College, EE.UU. y se llevó a cabo con la colaboración del profesor Dr. Benjamin Linder, coordinador de este curso en Oline.