Estudios fueron analizados y comentados por panel de expertos de la UAI, el Consejo Minero y Cochilco.


En una actividad que reunió en la UAI a representantes del sector público, privado y el mundo académico, se dieron a conocer los resultados de los informes “Proyección del Consumo de Electricidad y Agua de la Minería del Cobre al año 2027” (ver aquí informes) elaborados por la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco). El encuentro estuvo encabezado por el Vicepresidente Ejecutivo de Cochilco, Sergio Hernández, el decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI, Alejandro Jadresic.

“El agua y la energía son claves para la industria minera y como Universidad hemos venido abordando estos temas desde hace tiempo.  Por ello la presentación de estos estudios y debatir sobre estos temas es de gran relevancia”, señaló el decano Jadresic al dar inicio al encuentro.

Ambos estudios entregan una mirada prospectiva de la demanda de energía eléctrica y de agua de las empresas de la Gran Minería del Cobre en los próximos 10 años, a nivel nacional como regional, considerando la actual cartera de proyectos mineros y la proyección de producción de cobre, también con una mirada a 10 años.

Puntualmente el de electricidad aborda el consumo por sistema de interconexión y por proceso minero. En el caso del informe del agua, se analiza el consumo de agua continental y de agua de mar, por proceso de producción, y estado de los proyectos de inversión.

Al respecto, el Vicepresidente Ejecutivo de Cochilco señaló que los resultados de estos informes permiten determinar la necesidad de abastecimiento de agua y energía de la minería para la próxima década, información relevante para la generación de políticas públicas del sector y para la toma de decisiones de las empresas.

En relación al consumo de electricidad esperado, que considera incertidumbre en la materialización de los proyectos, el Vicepresidente Ejecutivo sostuvo que se prevé crezca de 21,9 TWh a 29,5 TWh en el período 2016 – 2027, lo que representa un aumento de 34,4%, a una tasa de 2,7% anual.

“Para satisfacer la demanda esperada de la minería del cobre, se requerirá agregar una capacidad de generación eléctrica de 1.093 MW en el próximo decenio, de las cuales 586 MW se estiman para el SING y 507 MW para el SIC”, precisó Hernández.

Agregó que a nivel regional, Antofagasta, Atacama y O’Higgins son y seguirán siendo las regiones más intensivas en el uso de energía eléctrica por parte de la minería. “Antofagasta consume el 52% del total nacional de energía en minería, y esta participación prácticamente se mantendrá al año 2027 cuando se prevé llegue al 49%. En el caso de Atacama se estima consumirá 4,6 TWh al año 2027 lo que implica un aumento del 77% y un 15% del consumo total minero de energía eléctrica”.

Hernández explicó que si se mira el consumo energético por proceso minero, hoy el mayor demandante es la concentradora con 12,0 TWh lo que representa el 55% de la energía total de los procesos mineros. Agregó que esta relación se acentuará al año 2027 cuando se prevé llegue a 20,1 TWh el consumo, lo que representará el 68% de la demanda en ese año. “Esto se debe a que gran parte de los proyectos de expansión y nuevos proyectos mineros son de concentrados de cobre”, señaló.

Consumo de agua

Con respecto al consumo de agua total (continental y de mar), el Vicepresidente Ejecutivo de Cochilco señaló que a nivel nacional la proyección de consumo esperado al año 2027 es de 20,1 m3/seg de agua, lo que representa un aumento de 22% respecto al año 2016.

“Esto es reflejo, en parte, del cambio de la matriz de producción, que se vuelca a los minerales de sulfuros, que deben ser procesados a través de flotación, proceso que es más intensivo en el uso de agua”, señaló Hernández. Añadió que a esto se suma la caída en las leyes de los minerales que hace necesaria una mayor cantidad de agua para obtener una tonelada de cobre fino.

En relación al consumo total de agua de origen continental señaló que se prevé llegue a 10,8 m3/s en 2027, lo que representa una caída de un 17% respecto al consumo esperado para el 2016.

“En el caso del agua de mar la situación es diametralmente diferente al del agua continental, en la medida que el consumo de agua continental disminuye, el agua de mar observa un crecimiento el que pasa de los 3,4 m3/seg en 2016 a  9,3 m3/seg al 2027”, precisó.

Añadió que se espera que el agua de mar alcance el 46% del agua total requerida en la industria minera del cobre el año 2027 pues son cada vez más las mineras que se suman a la construcción de sus propias desaladoras o agua de mar directa.

Panel de expertos

La actividad se cerró con un panel integrado por Raúl O’Ryan, profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI y director de UAI Earth Center; José Tomás Morel, Gerente de Estudios del Consejo Minero; Emilio Castillo, Coordinador Estrategias y Políticas Públicas de Cochilco.

En la ocasión los expertos destacaron la realización de estos informes no sólo como un aporte a la industria minera, sino también para todos los sectores productivos del país. e incluso indicaron que existe la necesidad de dar una nueva mirada a los sectores del agua y la energía que integre distintos temas como, por ejemplo, el cambio climático.

En este sentido, el profesor  Raúl O´Ryan, destacó  la importancia de la incorporación de la incertidumbre en los estudios y la necesidad de dar una nueva mirada a los sectores del agua y la energía que integre distintos temas como, por ejemplo, el cambio climático.

Los informes de proyección del Consumo de Energía y Agua de la Minería del Cobre, forman parte de una línea de trabajo  que Cochilco ha venido desarrollando de forma permanente  hace unos seis años.

Ver aquí presentación Cochilco

Ver aquí presentación profesor Raúl O’Ryan

Informes Cochilco