El Colegio de Ingenieros de Chile distinguió a los mejores titulados de la promoción 2011 de las universidades e institutos  politécnicos  de todo el país reconocidos por el gremio  para destacar su desempeño académico en las diversas especialidades que han elegido, así como la capacidad de llevar a cabo sus objetivos y metas. Entre los premiados estuvo María José Bofill, Ingeniero Civil Industrial de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI, quien actualmente trabaja en Metrogas S.A.

Durante la ceremonia el  presidente del Colegio de Ingenieros de Chile, Fernando Agüero, felicitó a los ingenieros mejores titulados de su promoción y los instó a promover la conducta ética en el ejercicio de la profesión. Asimismo, los invitó a trabajar por el país en sus especialidades y en otras áreas donde la presencia de los ingenieros es especialmente necesaria como  la educación, la salud y la seguridad ciudadana.

El objetivo de la distinción a los mejores titulados  es apoyar a los nuevos ingenieros que se incorporan al ejercicio profesional y que se han destacado, particularmente, por sus características personales y valores. Se otorga a los ingenieros que las universidades designan, reconociendo el rendimiento académico y las condiciones de liderazgo y participación.

“Para mí es un orgullo y una alegría haber recibido este premio ya que implica que, además de ser destacada internamente en la Adolfo Ibáñez por mi desempeño, también he sido premiada en una institución nacional, lo que da cuenta de que los Ingenieros de la UAI somos igualmente reconocidos que cualquiera de las universidades que participan del Colegio de Ingenieros, recalcando el prestigio que tiene nuestra universidad en el medio”, señaló  María José Bofill al referirse a la distinción obtenida.

En cuanto a  su formación profesional, la ex alumna de la UAI destacó  el enfoque práctico entregado en la Facultad de Ingeniería y Ciencias gracias a los talleres que se realizan cada semestre. “Para mí (los talleres) fueron fundamentales, ya que me permitieron ir aplicando paulatinamente lo aprendido. Por otro lado, el enfoque hacia la innovación y el emprendimiento ayuda a atreverse a hacer cosas nuevas, tanto en un negocio propio como dentro de una empresa. Tener las capacidades para emprender proyectos y promover nuevas ideas, así como también implementarlas. Por último, la calidad de los profesores destaca en cuanto a sus conocimientos y su capacidad de llevar a lo concreto los lineamientos de la facultad”, concluyó María José.