ecanos de Ingeniería de universidades de todo el país se reunieron por primera vez en la UAI para asistir a la Asamblea Extraordinaria del Consejo de Decanos de Facultades de Ingeniería de las Universidades Chilenas (CONDEFI), encuentro que este año fue organizado por la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC).

La reunión tiene entre sus objetivos analizar, debatir y cooperar en actividades propias del quehacer de la ingeniería, en base a la experiencia de cada institución. Asimismo, es una instancia donde se han analizado problemáticas comunes  para favorecer acciones conjuntas en docencia e investigación y promover el mejoramiento de la calidad de la enseñanza de la ingeniería en Chile.

La jornada en la UAI estuvo  liderada por el decano FIC,  Alejandro Jadresic,  quien junto al decano de Ingeniería  de la Universidad de Antofagasta, Marcos Crutchick, dieron  la bienvenida a una veintena de decanos que asistieron al encuentro que incluyó, como parte de su programa, presentaciones y una mesa redonda sobre distintos temas relacionados con la ingeniería.

La charla inaugural estuvo a cargo del  Vicepresidente Ejecutivo Corfo, Eduardo Bitran, quien se refirió al rol de las  facultades de ingeniería en el desarrollo productivo.

Durante su exposición, Bitran señaló que desde la ingeniería se puede hacer algo frente a la baja de la productividad  que enfrenta el país y que se ha producido, en parte,  por la concentración en términos productivos en unos pocos sectores de recursos naturales que enfrentan límites. Para revertir esta situación, sostuvo,  debe producirse un cambio estructural que vaya más allá de la bonanza de los commodities.

Por otra parte, el Vicepresidente Ejecutivo de Corfo valoró la importancia del capital social como factor clave para avanzar en la innovación. “Chile tiene un capital social bajo. Entonces, ¿Cómo avanzamos hacia una economía con mayor dinamismo? El desafío es cómo incorporamos elementos que hoy la sociedad nos exige como la sustentabilidad ambiental. ¿Nuestros ingenieros estarán preparados para abordar esto?”, cuestionó.

En cuanto al rol de los ingenieros, sostuvo que lo que se espera de éstos es que sepan hacer gestión tecnológica y que lo hagan con un enfoque de “open innovation”. Asimismo se refirió  a la “Tercera Misión” y a la relación entre universidades y  empresa.

En este sentido, mencionó el Programa Nueva Ingeniería para el  2030, iniciativa de Corfo y el Ministerio de Educación  que   apunta a reforzar el vínculo entre las escuelas de ingeniería y los sectores productivos del país, para que los ingenieros del futuro sean capaces de resolver problemas tecnológicos complejos de la industria y contribuyan de forma significativa a generar innovaciones que aumenten la productividad y la competitividad de las empresas.

Con el proyecto “FES – UAI Strategic Plan Implementation New Engineering 2030″ impulsado por la FIC, la UAI fue  una de las 10 instituciones de educación superior seleccionada este año para  la segunda fase del Programa  2030 cuyos recursos asignados permitirán la implementación de una estrategia a largo plazo  que posicionará a la FIC como líder en ingeniería de clase  mundial.

El programa surgió tras un diagnóstico efectuado por Corfo que dio cuenta de una caída sostenida de Chile en el ranking de competitividad global y que indicaba que para revertir estas cifras se requiere el fortalecimiento del sistema de educación superior, la transferencia tecnológica, la innovación y el emprendimiento.

Reforma y desafíos en la Educación Superior

Por otra parte y también durante el primer día del encuentro de ingenieros, el  jefe  de Educación Superior del Ministerio de Educación (Mineduc), Francisco Martínez, presentó “Ingenierías: matrículas y financiamiento” donde analizó las cifras del crecimiento de las matrículas de la carrera de ingeniería por tipo de institución y  tipo de ingeniería, así como el crecimiento de ingeniería en comparación con la educación total y el desarrollo de la investigación. Sobre este aspecto señaló que “los nuevos investigadores se están formando en ciencias sociales más que en ingeniería”.

El jefe de la Divesup habló también sobre la Reforma en la Educación Superior y sus ejes: Institucionalidad, Calidad, Acceso y Financiamiento. Con respecto a la calidad, Martínez aseguró que “haremos bastantes cambios en el aseguramiento de la calidad”.

En este sentido,  sostuvo que se aplicará un sistema de graduación a las instituciones por niveles de calidad. Una posibilidad, dijo, es que los grados se identifiquen con letras. “Podríamos tener un nivel A para las universidades que tienen un muy alto nivel; B para una buena universidad; C para una calidad neutral, sobre el umbral básico y que cumple con las condiciones mínimas; D, tarjeta amarilla, o sea que tiene un período para recuperarse, y E, que es insuficiente”.

En cuanto al financiamiento Martínez anunció que el Gobierno creará un sistema unificado de becas: una para universidades y otra para planteles técnico-profesionales.

Sobre los principales desafíos en ingeniería, en Docencia señaló la longitud de carreras y la metodología (orientación a la innovación);  en  Investigación,  el desarrollo, la innovación  y la asociatividad con empresas y otras instituciones nacionales e internacionales, y en cuanto a  Vinculación, destacó los polos de desarrollo regional.

“El tema de la innovación no es parte de nuestra formación. El llamado a los ingenieros es clave en la nueva sociedad. ¿Cómo desarrollamos ingenieros orientados o más o menos sensibles a la innovación? Creo que para ello requiere una formación distinta”,  dijo Francisco Martínez.

Mesa Redonda

Durante el segundo día del encuentro de decanos de ingeniería se realizó la mesa redonda: “Ingeniería y sociedad, desafíos de las facultades de ingeniería” en la que participaron  el ingeniero y empresario, José Antonio Guzmán y el sociólogo y consultor, Eugenio Tironi.

En esta oportunidad, Guzmán se refirió al ingeniero del futuro y  a la importancia de que las escuelas de ingeniería se planteen mirar hacia el futuro.

“Es importante que los estudiantes miren para adelante porque cambiarán varias veces de área profesional. Es fundamental que, desde la universidad,  el alumno conozca el mundo real lo antes posible”, dijo.

El empresario también destacó otros temas importantes para las universidades como el cambio en la demanda de profesionales y el mercado laboral,  ya que “el mundo requiere profesionales con habilidades distintas”,  así como los cambios tecnológicos y cómo la universidad debe incorporarse a ellos.

Eugenio Tironi, en tanto, se refirió a las diversas dimensiones que debe incorporar la ingeniería y cómo los ingenieros deben encarar diversos factores, como los sociológicos, para resolver los problemas que enfrentarán durante el ejercicio de la profesión.