Como una iniciativa con un fundamento más político que técnico, calificó el académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI y ex ministro de Obras Públicas (MOP) del gobierno de Michelle Bachelet, Eduardo Bitran, el anuncio realizado el  21 de mayo por el Presidente Sebastián Piñera sobre el relanzamiento del proyecto de construcción del puente sobre el Canal de Chacao. Bitran, quien encabezaba el MOP cuando este proyecto se declaró inviable en 2006 por no tener la rentabilidad social adecuada, señaló a  La Tercera que las condiciones no han mejorado desde entonces a la fecha como para considerar que se puede retomar la idea del puente.

“Incluso con US$740 millones, más el costo final de capital de la obra, durante el período de construcción se requiere para que sea rentable de un flujo de 4 mil vehículos diarios. Estamos lejos de eso. La verdad es que me parece una medida inspirada en la ansiedad electoral que en el fundamento técnico”, dijo Eduardo Bitran.

El académico de la UAI  explicó a este mismo medio que los costos de los principales insumos para la construcción de la estructura han aumentado, mientras la rentabilidad social de la obra se ha mantenido. “Entre el año 2006 y hoy día los principales componentes de costo que son el acero, el petróleo, la mano de obra, han subido significativamente, el acero que estaba a menos de 500 dólares la tonelada, hoy día fluctúa alrededor de 800 dólares, por lo tanto, si se pretende licitar el proyecto que había anteriormente va a salir con seguridad, sin considerar el costo de financiamiento, una cifra muy superior a la que tuvimos el año 2006”, indicó.

Con respecto al flujo de automóviles Bitran afirmó que en 2006 el tráfico era bajo y que el beneficio en términos de ahorro de tiempo de la gente no justificaba hacer una inversión tan grande. En entrevista con TVN, agregó que desde entonces las condiciones no han cambiado y que el tráfico “ha ido de mal en peor, ha disminuido y tenemos los mismos 1.500 vehículos diarios”. Además, sostuvo  que el momento óptimo para que el puente tenga viabilidad social sería recién el año 2033 por lo que las inversiones habría que iniciarlas en el año 2029.

El ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, respondió a las críticas afirmando que era entendible la posición de Bitran, pero que los adelantos tecnológicos eran los que permitirían construir el puente con menor costo. Tras el anuncio del Presidente Piñera, Golborne transmitió a la Dirección de Vialidad del ministerio de Obras Públicas la responsabilidad de llevar adelante la reformulación y consolidación del proyecto de construcción  de un puente sobre el Canal de Chacao que a partir de 2018 permita unir en automóvil  el continente con la isla grande de Chiloé en no más de cuatro minutos.