Aun siendo universitarios, los hermanos Nicolás y Andrés Yanine,  ingenieros civiles industriales de la UAI, trabajaron durante sus vacaciones de verano en la empresa Molino Yanine, ubicada en la ciudad de Bulnes VIII Región.

Entonces, la empresa del rubro molinero, se enfrentaba a un  problema: cada vez que enviaban camiones cargados con sacos de harina hacia Santiago  estos volvían vacíos, teniendo que asumir el costo de la operación.

Al conocer esta situación de cerca, los hermanos Yanine se dieron cuenta que la necesidad no sólo la tenía Molinos Yanine, sino que había un potencial mercado que  que estaba sumido en un sistema que no era eficiente y al que podían apuntar.

“Al principio partimos trabajando con agentes de transporte que son personas que trabajan contactando dueños de camiones que vuelven vacíos con empresas que necesitan hacer envíos”, explicó Nicolás.

Luego,  decidieron que  podían crear y ofrecer una solución innovadora que apuntara al  mejoramiento de los  procesos involucrados en  la gestión de ventas o de producción de empresas que requerían servicios  de transporte.
Se trata de un software que opera como un mercado online, que permite contactar  la oferta con la demanda de este tipo de servicios. Así fue como decidieron formar la empresa de gestión de transportes Transik, que también maneja el software.

“El software ya está operativo y, poco a poco,  está siendo utilizado por los clientes que llevan un buen tiempo acostumbrados a realizar este tipo de operaciones a través del teléfono, pero de a poco los clientes se van acostumbrando”, señaló Nicolás quien agregó que el uso de este servicio implica un ahorro considerable de costos  para el cliente.

“Además del ahorro en el costo económico, la utilización de Transik deriva en un beneficio para el planeta: a menos viajes, menos emisiones de carbono”, dijo.

Transik fue pensado desde su origen como un proyecto a largo plazo, con alto potencial de desarrollo e internacionalización. Es por esto que  Nicolás y Andrés  invitaron a participar de Transik a su compañero  de la UAI Matías Jara, ingeniero civil industrial, Master en Gestión de Emprendimiento Tecnológico (MGET)

“Gracias a su incorporación  pudimos ordenar todos los procesos por los que pasó el proyecto, desde el desarrollo, gestión del financiamiento, metodologías ágiles de desarrollo, entre otros”, comentó Nicolás. .

Por otra parte y con el objetivo de obtener el financiamiento necesario para expandir el proyecto, postularon al programa de CORFO “Subsidio Semilla de Asignación Flexible para el Apoyo de Emprendimientos de Innovación”, el cual se adjudicaron a  principios de año tras resultar finalistas en el concurso Geek Camp de IncubaUC.

“Por el momento, estamos concentrados en consolidar el negocio en el país, pero de todas maneras nos gustaría crecer y funcionar en todo Sudamérica en el largo plazo”, concluyó Nicolás.