La  ampliación del Terminal 2  duplicará la capacidad de transferencia del Puerto de Valparaíso y dinamizará la economía regional. Entre los sectores más beneficiados se cuentan el transporte, el comercio, los servicios financieros  y los alimentos.

Más empleo y mayor dinamismo para diversos sectores de la economía de la Región de Valparaíso, estarán entre los principales efectos que traerá   la construcción del proyecto Terminal Cerros de Valparaíso (TCVAL). Así lo confirmó el Estudio “Impacto Económico del Terminal de Cerros de Valparaíso,” de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI), cuyos resultados fueron presentados en un desayuno con autoridades, representantes de la comunidad, gremios, servicios navieros, empresarios porteños y representantes de la universidad.
El estudio mide los beneficios concretos que la ampliación del Terminal 2 generará a la comunidad y a la cadena productiva de Valparaíso y fue realizado por Alejandro Jadresic y Marcelo Villena, decano y vicedecano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI, respectivamente.

“Nuestro compromiso con la región nos motivó a realizar este estudio de impacto económico”, señaló Alejandro Jadresic durante la presentación del estudio en Valparaíso.

El proyecto TCVAL permitirá aumentar la capacidad de transferencia de carga de Valparaíso en un millón de TEUs anuales, que equivalen, aproximadamente a 10 millones de toneladas adicionales por año. Según el estudio, el proyecto de ampliación implicaría un mayor producto bruto anual de US$ 43 millones en la comuna de Valparaíso y de US$ 101 millones en la Región, valor que supera el 0,5% del producto regional.

“El aporte económico de un proyecto de esta magnitud es muy positivo ya que no sólo duplica la capacidad de carga de Valparaíso, sino que estimula el empleo y el desarrollo de otros sectores importantes de la economía regional y comunal”, explicó  Jadresic.
Empleo,  comercio y turismo

De acuerdo al estudio de la Universidad Adolfo Ibáñez, la implementación del proyecto TCVAL generará cerca de mil empleos directos y un total de tres mil empleos si se considera el impacto global en la Región. Alrededor de la mitad, -casi 1.500 empleos- corresponden a la comuna de Valparaíso.
En cuanto a los sectores más beneficiados por el proyecto, entre ellos se cuentan el transporte, el comercio, restaurant y hoteles (incluyendo el turismo), los alimentos, los servicios financieros,  la vivienda y la administración pública.

“Cuando hicimos un acercamiento hacia la comunidad para presentarles el proyecto, compartimos con más de 500 representantes de la ciudad que estaban interesados en informarse.  Creemos que con este estudio estamos respondiendo a una pregunta muy válida y que fue muy recurrente en cada uno de los encuentros: ‘¿Cuánto me beneficia esto a mí?’ Hoy podemos responder que con nuestro proyecto de ampliación del Terminal 2, TCVAL podrá proyectar un volumen de transferencia de 2,35 millones de TEUs durante esta década para la ciudad puerto, y eso efectivamente aportará empleo e impulso para reactivar a Valparaíso”, señaló el gerente general del TCVAL, Álvaro Espinosa.

Durante su intervención, el jefe de la División de Desarrollo Logístico del Ministerio de Transportes, Alexis Michea, sostuvo  que “con el objetivo de mejorar  nuestra competitividad en la economía globalizada, el Estado está impulsando  una serie de proyectos de desarrollo portuario y su conectividad sobre un horizonte de varias décadas. El proyecto TCVAL significará una modernización importante para el Puerto de Valparaíso. Estos cambios son necesarios para hacer frente al crecimiento esperado de la demanda de transferencia de carga y para asegurar que se mantengan niveles adecuados de competencia en el sistema portuario de la región. La modernización del T2 representa un estímulo para el crecimiento económico de la ciudad y de Chile”.

Por su parte, el prorrector de la Universidad Adolfo Ibáñez Campus Viña del Mar, Claudio Osorio, destacó que “la universidad asume como una responsabilidad del quehacer académico ocuparse de los problemas y desafíos del entorno, y muy especialmente, de aquellos que afectan a su región”.