Iniciativa fue preparada en el marco del proceso participativo “Energía 2050″ que estableció el Gobierno.

La construcción de cuatro centrales nucleares para generación eléctrica de 1.200 a 1.400 MW cada una para entrar en operación de aquí a 2030, en el norte, centro y centro-sur del país, fue la propuesta que se analizó en el seminario “Soñemos lo imposible: Una central nuclear para Chile en el 2030″, organizado por la Facultad de Ingeniería y Ciencias  y que contó con la participación de especialistas y académicos nacionales e internacionales.

La actividad estuvo encabezada por el profesor José Maldifassi, experto en energía nuclear y director de la carrera de Ingeniería Civil Mecánica UAI quien junto miembro del comité de energía nuclear del Colegio de Ingenieros, Fernando Sierpe, plantearon esta iniciativa al Ministerio de Energía en un documento fue preparado en el marco del proceso participativo “Energía 2050″ que estableció el Gobierno en 2015 para definir la hoja de ruta del sector.

Para dar inicio a seminario, Fernando Sierpe entregó detalles del programa que propusieron al Gobierno para construir cuatro centrales nucleares en la zona del SING y del SIC, con lo cual se evitaría “la construcción de 17 plantas a carbón de 300 MW cada una”.

Según explicó el especialista, la inversión para construir una central nuclear sería de aproximadamente US$10.000 millones y agregó que la propuesta también considera la creación de un consorcio privado para administrar las centrales, el que sería integrado por una empresa internacional y un grupo de compañías nacionales.

“La energía nuclear no desplaza a la hidroelectricidad ni a las energías renovables no convencionales, sino que desplaza la energía base derivada por el carbón, el gas y el petróleo. Dentro de los requisitos para construir una central, es importante considerar la altura para evitar problemas y desastres como el caso de Fukushima. No por deficiencias de la misma central, sino que por la construcción”, sostuvo Fernando Sierpe.

Etapas y requisitos para desarrollo de la energía nuclear

Por su parte Carlos Silva, profesor de  Ingeniería Civil en Energía y Medio Ambiente UAI sostuvo  que para el desarrollo de la energía nuclear se requiere la participación del estado. “Es imposible pensar en energía nuclear al 2030 sin un apoyo explícito del Estado. Tampoco si esta tecnología no muestra costos competitivos con otras tecnologías disponibles”.

Asimismo  planteó que, en un escenario en que la energía nuclear sea una alternativa en el país, se debería “perfeccionar la legislación, definir un órgano regulador y contratar estudios de localización para una central”.

El académico aclaró que dentro de las conclusiones de la política energética 2050 se plantea que la “energía nuclear no se vislumbra como una opción”, debido a los costos que implica y a la “potencial oposición de comunidades”.

En este contexto, Álvaro Covarrubias, profesor de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Católica, indicó que  un proyecto de construcción de una central nuclear de potencia convencional contempla varias etapas, “partiendo por la justificación política y el cumplimiento de una serie de requisitos institucionales, legales, técnicos, ambientales, económicos y de financiamiento. Debe existir una organización para su ejecución y se deben contemplar los temas legales como las licencias, convenios, además de los recursos humanos y la investigación y desarrollo”.