El evento fue organizado por el Magíster en Ciberseguridad de la FIC y la empresa Equifax.


El sofisticado ciberataque experimentado por el Banco de Chile en mayo de 2017 fue uno de los primeros incidentes que pusieron en alerta al sector productivo de nuestro país. El acontecimiento dejó en evidencia la fragilidad del sistema financiero y de protección de datos de las empresas locales, lo que también alarmó al Gobierno, que ese mismo año “traza una hoja de ruta que tiene como plazo ser ejecutada entre 2018 y 2022” explicó Frank Sonnleitner— encargado de ciberseguridad de la subsecretaría de Defensa perteneciente al Ministerio de Defensa— quien agregó que una de las medidas más importantes que se establecen para mitigar este problema corresponde al Instructivo Presidencial en Ciberseguridad que delega las responsabilidades. “El responsable ya es solo en el asesor presidencial en Ciberseguridad, sino que  las autoridades: Ministros y Subsebretarios ahora son los responsables de la protección ante los ataques tecnológicos que pueda sufrir su cartera, obviamente  asesorados por un equipo de expertos”. Esto, según Sonnleitner, le otorga una “mayor importancia” al tema.

Por otra parte, Narciso Basic, Business Information Security Officer de la empresa Equifax Chile aseguró que “el riesgo cero no existe. Sin embargo el tema de los ciberataques no es algo nuevo, los que trabajamos en esto lo sabemos. Un obstáculo, y también gran desafío, es la invisibilidad que se ha vivido. El protegerse ante estos ataques requiere de recursos e inversión en proyectos que logren hacer frente al problema que se nos presenta, además de un cambio cultural”.

La acelerada y creciente revolución tecnológica, propia de nuestra época, ha cambiado profundamente nuestra sociedad. La automatización y digitalización de procesos ha traído también consecuencias en el uso de ciertas herramientas tecnológicas adoptadas por las empresas y entidades de nuestro país, lo que ha generado una brecha importante entre naciones desarrolladas y subdesarrolladas. “Chile y el resto de América Latina son blanco de ataques en ciberseguridad, pues estamos menos avanzados en la materia que los países desarrollados. Por tanto tenemos una gran misión por delante y lo positivo es que se está trabajando en eso a través de la sociabilización, educación, liderazgo y creación de alianzas, entre otros avances” manifestó Sonnleitner.

En tanto, Ricardo Seguel, moderador y director académico del Magíster en Ciberseguridad de la FIC hizo hincapié en la importancia del rol que cumple profesional que trabaja en esta área “el profesional que trabaja en ciberseguridad es clave y estratégica, ya que es transversal a toda la organización. Este campo no solo se relaciona con los riesgos tecnológicos, sino que también impactan los riesgos operacionales y corporativos— explicó Seguel— Hoy el encargado de esta área debe tener conocimientos técnicos, pero además de esto debe tener habilidades blandas para poder comunicarse bien con las altas gerencias y directorios para lograr  un cambio cultural. Con el foco en esta necesidad hemos diseñado el programa del Magíster que entrega las herramientas necesarias para hacer frente a los nuevos desafíos”.