Referentes en la materia se reunieron en la UAI para analizar el futuro en esta materia y las aplicaciones prácticas que pueden tener estas soluciones tecnológicas.


Pasar de un sistema lineal a uno circular. Ese es el concepto básico que está en el centro de lo que estudia el Departamento de Tecnología Ambiental de la Universidad Wageningen (Holanda); cuyos representantes fueron invitados por Claudia Pabón, profesora de Ingeniería Civil en Energía y Medio Ambiente,  para explicar el vanguardista trabajo que realizan.

“Creemos que debemos cambiar la infraestructura del ambiente urbano”, explicó el Dr. Hubb Rijnaarts, profesor de la universidad holandesa, quien abrió la jornada. Según el experto, seguir un modelo circular permitirá “maximizar la recuperación de desechos”. Su institución ya ha aplicado proyectos en ciudades más pequeñas y ahora quieren replicarlos en Amsterdam; “ese es el desafío real”, manifestó.

En momentos en que la inminencia del cambio climático ha hecho que se discutan temas medioambientales globales, resulta clave entender cómo el correcto tratamiento del agua puede ayudar a potenciar la recuperación de desechos y la reutilización hídrica, con el menor gasto de energía posible.

En esa línea, la candidata a PhD. de la Universidad Wageningen, Laura Piai, explicó la importancia de remover microcontaminantes del agua; tema en el que se centra su investigación.

“Antes de convertirse en microcontaminantes, éstas son sustancias que usamos en nuestra vida diaria y luego de su uso terminan en el agua que utilizamos, son muy difíciles de remover, por lo que podríamos terminar consumiéndolos de nuevo”, aseguró la experta.

El problema de estas sustancias, a diferencia de contaminantes históricos, como el petróleo, es que no tienen una fuente única, además se desconoce el alcance de los efectos nocivos que pueden llegar a tener; “ese es el desafío”, reconoció Piai.

Por otra parte, Adrian Hidalgo, también candidato a PhD. de la Universidad Wageningen, profundizó en las técnicas de recuperación de elementos del agua, específicamente metales.

El experto explicó que durante la separación de metales del agua se puede perder hasta 60% de los mismos. Por ese motivo, su trabajo se centra en la utilización de sulfato y azufre en el proceso de separación, lo que permite tener un éxito de hasta un 90%.

El seminario continuó con la presentación de Paulina Sosa, otra candidata a PhD. de la Universidad de Wageningen, cuyo trabajo se enfoca en la desalinización y reutilización del agua a través de electrodialisis. En otras palabras, busca bajar los niveles de sal en el agua, a través de la electrodialisis, para facilitar la extracción de sustancias y la reutilización de este elemento.

Sin embargo, todos estos avances e ideas no servirán de mucho si no se insertan en los procesos de tratamiento de agua ya instaurados en cada ciudad. Ahí entra el trabajo Ilse Voskamp, también perteneciente a este grupo de candidatos a PhD. de la Universidad de Wageningen, quien habló sobre las estrategias espaciales para el manejo sostenible de recursos.

“Necesitamos nuevas estrategias sobre cómo planeamos y diseñamos nuestras ciudades. Porque necesitamos saber dónde instalar esas tecnologías que mencionaron mis colegas para que tengan el mayor efecto posible”, explicó.

Todos estos expertos desarrollan su trabajo en Holanda, por lo que centraron sus ideas en relación a ese lugar. La tarea de discutir el tema del tratamiento de agua en Chile y los desafíos para nuestro país, quedó en manos de Orlando Acosta, representante de Corfo. Para el experto, uno de los grandes problemas para Chile es geográfico, un extenso territorio con diferentes disponibilidades de agua. En ese sentido, destacó las opciones que hay para enfrentar estos desafíos y destacó el tema central del seminario, el reutilización de agua tratada, como “una gran oportunidad” para el país.

Durante su estadía en nuestro país, los investigadores visitaron la Embajada de Holanda, Aguas Andinas, EcoParque y mantuvieron diversas reuniones con empresas, tanto en Santiago como en Viña del Mar.