Generoso, excepcional, visionario, con gran vocación de servicio y un liderazgo innato. Así lo recuerdan autoridades, profesores y administrativos de nuestra comunidad universitaria. 


Alejandro Jadresic fue un destacado servidor público, colaborando desinteresadamente en distintos roles. Así, por ejemplo, ejerció como Ministro de Energía entre 1994 y 1998 y, hasta su fallecimiento, se desempeñaba como presidente de la Fundación Chile.

Durante 12 años lideró la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC), transformándola en una de las mejores del país y de América Latina. Su destacado papel lo llevó a ser presidente para Latinoamérica del Comité Ejecutivo del Consejo Mundial de Decanos de Ingeniería.

“Alejandro fue en primer lugar una gran persona. Quienes tuvieron la oportunidad de conocerlo pueden dar fe de ello. Su elevado intelecto fue siempre acompañado de una humildad y generosidad a toda prueba. Siempre mostró un espíritu conciliador y un profundo respeto por todos aquellos con los que le tocó compartir en sus múltiples actividades”, sostuvo el rector de la UAI Harald Beyer.

Durante su cargo contribuyó al crecimiento del cuerpo académico, atrayendo profesores e investigadores de excelencia, y reuniendo a algunos experimentados con otros de enorme potencial que recién iniciaban sus carreras, creando una facultad diversa y atractiva. “El proyecto desarrollado por Alejandro logró sumar a la FIC alumnos de excelencia”, agregó Beyer.

Alejandro lideró durante 12 años la Facultad de Ingeniería y Ciencias y será recordado por toda la comunidad académica, estudiantil y administrativa por su liderazgo, visión y generosidad.  En su etapa como decano consolidó un proyecto educativo que se distingue por su excelencia en docencia e investigación”, señaló el decano de la FIC, Carlos Jerez.

La comunidad FIC conmemora a nuestro exdecano a través de anécdotas y recuerdos:

“Por cuarenta años conocí y trabajé cercanamente con Alejandro Jadresic. Quiero desatacar su compromiso y trabajo abnegado por el bienestar del país. Recuerdo un emblemático 11 de marzo de 1990, cuando juntos ingresamos a Teatinos 120 a trabajar por un Chile que recuperaba la democracia. Como Coordinador del Comité Interministerial de Desarrollo Productivo realizó un gran aporte en generar las bases de la política microeconómica de los gobiernos de la Concertación. Como Ministro de Energía destacó su visión de promover esquemas competitivos de desarrollo del sector. Dedicó también su esfuerzo al trabajo académico y al desarrollo de la formación de la ingeniería en Chile, en el Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile y como decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad Adolfo Ibáñez. Su vocación de servicio lo motivó a aceptar el desafío de liderar la Fundación Chile en el actual Gobierno”. Eduardo Bitran, ex Vicepresidente Ejecutivo de Corfo y profesor FIC.

“Hace 10 años, el rol de la Facultad de Ingeniería y Ciencias era esencialmente docente. Alejandro no sólo cambio el nombre a FIC, sino que fundó las bases de una facultad donde se crea conocimiento, que es la esencia de lo que, al menos yo, pienso es una universidad. Por ejemplo, el área de física pasó de ser casi por el completo un área docente, a una donde se amalgama bien la docencia y la investigación. Creo que su gran virtud como decano era su gran sentido común, su capacidad de escuchar, entender y razonar”. Sergio Rica, profesor área de física de la FIC.

“Para mi Alejandro fue una gran persona en lo profesional y personal. Recibí su apoyo inmediato cuando decidí ir a hacer mi doctorado a Estados Unidos, en ese tiempo en matemáticas puras, cuando yo estaba recién partiendo mi trayectoria docente en la UAI. Durante los 5 años que estuve fuera siempre me consideró parte de la FIC y tenía tiempo para conversar cada vez que yo visitaba Chile. Siempre me sentí incluida.  Alejandro siempre tuvo tiempo para recibirme, escuchar mis inquietudes, mis planes y brindarme su apoyo. Una persona cálida, sencilla y de gran efectividad, que creó un ambiente en la FIC que muchas facultades en el mundo quisieran tener. Lo vamos a extrañar”.  Katia Vogt, profesora área de matemática de la FIC.

“Alejandro era una persona generosa, sentía mucho orgullo por lo que los alumnos o los profesores de la FIC lograban hacer. Recuerdo cuando un día me llamó feliz porque una de mis alumnas iba a ser la primera estudiante del máster en la Universidad de Columbia. Estaba tan feliz y me decía que teníamos que apoyarla en todo lo que pudiéramos. Así lo recuerdo, siempre viendo cómo ayudar a hacer crecer a la facultad y a nuestros alumnos”. Wilfredo Yushimito, profesor Ingeniería Industrial, FIC Campus Viña del Mar.

“Hasta hace algunos años atrás, Alejandro invitaba a la pequeña comunidad de profesores y administrativos que éramos entonces en la facultad a su casa de veraneo en Tunquén, a celebrar, planificar y pasarlo bien.  En una ocasión jugábamos un set de tenis y en un punto de set final, eterno, le gané. Sorprendido, pero hidalgo, reconoció la derrota.  En los años siguientes, jugamos partidos completos con alguna regularidad. Con el tiempo resolvió mejor como neutralizarme y, en los últimos partidos, él fue claramente superior. Después, el tenis,un deporte muy exigente mecánicamente, nos pasó la cuenta a ambos. Hay tanto que agradecerle a Alejandro. Era una persona admirable, en muchos planos, excepcional. Nosotros, su facultad, lo vamos a recordar siempre”. Bernardo González, profesor Bioingeniería FIC.

“Tengo los mejores recuerdos de Alejandro, una gran persona, cercano, humano, sencillo, alegre, enérgico. Confió en mi cuando me ofrecieron formar parte de la FIC donde encontré un gran equipo de trabajo, liderado por él. Agradezco haber tenido la oportunidad de conocerlo”.  Sandra Reyes, coordinadora equipo docencia FIC.

“Recuerdo que al poco tiempo de su llegada quería hacer crecer a la FIC, abrir nuevas carreras. Por lo mismo, en el año 2010, me encomendó realizar un estudio de las mallas curriculares de las distintas escuelas de Ingeniería Civil en Obras Civiles en el país y en el extranjero, pues estaba entusiasmado con abrir esta  especialidad en la facultad. El entusiasmo fue tal que, luego de acompañarlo a entrevistar a destacados  ingenieros civiles del país, elaboramos una malla curricular con el sello diferenciador de la  UAI  y logró convencer al rector y  a la junta directiva de ofrecer la carrera de Ingeniería Civil en Obras civiles en 2011,  proyecto que con los años se ha afianzado y cuenta con una acreditación de 5 años. Fue una grata y enriquecedora experiencia trabajar con Alejandro y que depositara en mi la confianza para emprender este exitoso proyecto”. Manuel Fuenzalida, profesor FIC Campus Viña del Mar.

“Alejandro era una persona muy afectuosa. Recuerdo que una vez por error se me filtró una prueba y él me tenía que sancionar. Cuando fui a su oficina me vio tan acongojada y avergonzada que terminó consolándome, dándome ánimo. Igual me sancionó, pero cuando salí de su oficina me sentía mejor que cuando entré. También recuerdo cuando mis hijas se graduaron en la UAI y él les entregó el título a ambas. Entre muchos alumnos y familias,  se dio el tiempo para acercarse a mi  familia y felicitarnos en forma especial” . Viviana Barile, profesora área de matemática FIC.