Según datos de  la Unión Europea sobre investigadoras en el mundo, en  2009 un  30% de las mujeres chilenas se dedicaban a la investigación. De éstas, sólo un 12%  trabajaba  en ingeniería y tecnología. En cuanto al porcentaje de jóvenes que ingresan a estudiar la carrera de Ingeniería Civil en  nuestro país, cerca de  un 20% corresponde a mujeres, mientras que el 80% son hombres (fuente: datos U.Chile y UAI). Otro dato revelador: sólo el 5% de los Premios Nobel entregados entre 1901 y 2012 fueron para mujeres, de ese porcentaje un número muy pequeño correspondió a disciplinas científicas.

Estos son algunas de las estadísticas sobre la participación de las  mujeres en ciencia, ingeniería  y tecnología que Josefina Poupin,  profesora del área de Bioingeniería de la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC), presentó  al dar inicio a la celebración  del Día Internacional de la Mujer en la UAI.

“Aunque el número de mujeres que ingresan a ingeniería en la UAI es bajo, es usual que los premios otorgados a los mejores alumnos sean para mujeres de las distintas generaciones y estamos haciendo esfuerzos por aumentar la participación de mujeres en la carrera”, puntualizó el decano de la FIC Alejandro Jadresic.

La actividad para conmemorar el Día Internacional de la Mujer convocó a cientos de alumnos y continuó con  el panel “Mujeres en ingeniería, ciencia y tecnología” en el que participó un selecto grupo de científicas e ingenieras chilenas conformado por Carola Blazquez, Doctora en Ingeniería en Información Geo-espacial y profesora- investigadora de la U. Andrés Bello; Dora Altbir, Doctora en Ciencias Exactas con mención en Física y directora del Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y la Nanotecnologia (CEDENNA); Gloria Montenegro,  bióloga, académica de la Facultad de Agronomía de la U. Católica y miembro del jurado internacional de L’OREAL-UNESCO que otorga el premio “Mujer en Ciencia”; Raquel Alfaro,  ingeniera civil de la U. de Chile,  académica, investigadora y ex Gerente General de EMOS; Lysette Henríquez, ingeniera civil de la U. de Chile y ex Gerente General de SERCOTEC;  Ofelia Moroni, ingeniera civil de la U. Chile  y académica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la  U. de Chile y María Pía Mena, también ingeniera civil de la  U. de Chile y académica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de esta misma universidad.
El   diálogo fue moderado por  Lucía Santa Cruz,  decana de la Facultad de Artes Liberales de la UAI, y se centró en las experiencias de cada una de estas mujeres en ingeniería y  ciencias. En particular  en cómo han  logrado compatibilizar  su vida personal con el trabajo,  la investigación  y los estudios de pre y posgrado, logrando el reconocimiento  en sus respectivas áreas.

La experiencia de las panelistas

“Siempre me gustaron las matemáticas y no dudé en estudiar ingeniería” reconoció Carola Blazquez quien lidera un proyecto para investigar qué motiva a las mujeres a estudiar ingeniería.

Por su parte, María Pía Mena señaló que cuando tuvo que optar por  una carrera dudó entre lo  humanista o lo científico, decidiéndose finalmente por ingeniería. Sobre el rol de la mujer sostuvo que “creo que esa sensibilidad femenina hace una gran diferencia en el tema de vivir los problemas de una forma más inspiradora y holística”.

Lysette Henríquez, contó que cuando era estudiante prefería la física, las matemáticas y la química. “El enfoque de la carrera de ingeniería me pareció muy completo. He gozado mucho mi carrera, lo he pasado bien trabajando y he tenido un marido bastante apoyador. Creo que al momento de trabajar es importante integrar equipos multidisciplinarios, hacer converger distintas sensibilidades es clave”.

Dora Altbir, en tanto, reconoció que entró a estudiar física sin “saber mucho lo que estaba haciendo y con sólo dos compañeros más de generación. “Empecé mi carrera como científica siendo  mamá de dos niños. La clave para hacer todo lo que uno quiere es la pasión y energía que uno pone en las cosas”, dijo la directora de CEDENNA.

Durante su intervención en el panel, Gloria Montenegro señaló que durante su trayectoria profesional tomó todas las oportunidades que la vida le dio. “La historia de vida no se construye sola, sino en la medida que uno va haciendo camino. En mi época las mujeres trabajábamos para los investigadores hombres.  Hay que empoderarse y el respeto uno se lo tiene que ganar mostrando las capacidades, siendo abierta y respetuosa con la diversidad. No estoy de acuerdo con la discriminación positiva hacia la mujer, tanto hombres como mujeres deben tener las mismas oportunidades y ganárselas según sus capacidades”.

Raquel Alfaro,  comentó que probablemente  decidió estudiar ingeniería luego de que su profesora de matemáticas del colegio le dijera que la ingeniería era la mejor carrera, pero que estaba reservada para los hombres. Según comentó la investigadora y ex gerente general de EMOS,  si el mundo está hecho de hombres y mujeres, “nosotras tenemos que participar en todos los escalones de la estructura social”.

Finalmente fue el turno de Ofelia Moroni quien estudió  ingeniería porque  era  buena para las matemáticas.  “Entré a la escuela de ingeniería porque en esa época pensé que me iba a dedicar a la construcción y finalmente terminé trabajando en la academia”, dijo la investigadora y académica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la  U. de Chile.

Todas las invitadas coincidieron en que en sus carreras influyó el no haberse cuestionado  si eran capaces para abordar los distintos desafíos que se les presentaban, que contaron con el apoyo familiar, tanto de sus padres como de sus parejas,  y que la maternidad no fue una traba, sino que les enseñó a optimizar el uso del tiempo y  ser más eficientes. Los alumnos, por su parte, otorgaron un aplauso cerrado a estas panelistas que son mucha sinceridad compartieron sus experiencias y dieron consejos a todos los presentes.

Premiación concurso de afiches

Una vez concluido el panel,  se llevó a cabo la premiación del concurso de afiches digitales “Retratos de mujeres en ingeniería y ciencias” el cual permaneció abierto al público entre enero y febrero de 2013. El  primer lugar fue para: “Cecilia Payne-Gaposchkin” de Gloria del Pilar Lara,  segundo lugar: “Varias Mujeres” de Amaia Castillo  y tercer lugar: “Jane Goodall” de Jorge Andrés Mancilla. El premio especial del público lo obtuvo  “Emmy Noether” de María Jesús Contreras.

La conmemoración  del Día de la Mujer en la UAI estuvo  organizada por ADEPTI, una asociación de estudiantes de la Universidad Adolfo Ibáñez, en conjunto con el Programa Explora de CONICYT y los profesores de la FIC Gustavo Cáceres, Paula Mellado, Macarena Stuardo, Josefina Poupin, Javiera Barrera, Thomas Ledger y Pamela Marabolí, liderados por el profesor Karol Suchan. Participaron también en la organización el grupo Mathematical Modeling for Industrial and Management Science Applications (IMSA) y el Centro de Innovación en Bioingeniería (CINB).