Durante la actividad, la Facultad de Ingeniería y Ciencias destacó los logros alcanzados en innovación curricular, internacionalización y desarrollo de proyectos de emprendimiento tecnológico.


En una actividad que reunió durante dos días a las 10 universidades que son parte del Programa Nueva Ingeniería para el 2030 de Corfo, la Facultad de Ingeniería y Ciencias presentó los avances del proyecto “FES – UAI Strategic Plan Implementation New Engineering 2030″ cuya implementación comenzó en 2015.

Esta tercera versión del Encuentro Anual de Ingeniería 2030 organizado por Corfo, tuvo como objetivo dialogar sobre la educación en ingeniería en Chile y el rol que los nuevos ingenieros tienen en cimentar el camino hacia una economía basada en el conocimiento.  La actividad contó  nuevamente con la visita  del  panel de evaluadores internacionales del programa Nueva Ingeniería para el 2030 compuesto por  Norman Fortenberry, Director Ejecutivo de la American Society for Engineering Education, USA; Dado Banatao, Managing Partner de Tallwood Venture Capital, USA; y Cristina Amon, Decana de la Facultad de Ciencias Aplicadas e Ingeniería de la Universidad de Toronto, Canadá, quienes participaron en paneles de discusión y  escucharon los avances de los ejes estratégicos y los desafíos para  2017 sobre los que dieron cada una de las  facultades de ingeniería que participan  en el programa.

El proyecto de la UAI  tiene por objetivo la implementación de una estrategia a largo plazo que  transforme a la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI en una facultad que contribuya  a la transformación de Chile hacia un país desarrollado, cuya economía esté basada en la generación de nuevo conocimiento de base científico, la transferencia tecnológica,  la innovación y el emprendimiento.

La jornada fue inaugurada Marcela Angulo, Gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, quien destacó la importancia de Ingeniería 2030 en la transformación de las escuelas de ingeniería, en escuelas de clase mundial para que sean “verdaderos motores de innovación y emprendimiento de base tecnológica para el país”.

En la oportunidad, también dio a conocer la incorporación de la Universidad Austral al programa Ingeniería 2030 gracias a un acuerdo regional y anunció que hay varias universidades del norte del país que se encuentran diseñando sus planes estratégicos para  sumarse a las cinco iniciativas vigentes, entre las cuales la UAI es una de las dos universidades que lleva a cabo el proyecto  de manera individual  y no en consorcio.

Participación de la UAI

En la presentación de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, el decano Alejandro Jadresic, director del proyecto, destacó el plan de innovación curricular que ha venido implementando la facultad, así como el proceso de acreditación ABET al cual se sometió en 2016 la carrera de Ingeniería Industrial, y los logros y avances en internacionalización.

Asimismo, mencionó algunas de las principales lecciones aprendidas desde el inicio de la implementación del proyecto en la facultad, hasta la fecha.

“Entre los aprendizajes están  cómo sacar ventaja de la experiencia internacional, así como la importancia de contar con un equipo motivado y eficiente, y la necesidad de involucrar en este proyecto a profesores, administrativos y alumnos. También es clave superar las restricciones externas y la reticencia de la industria para invertir en I+D”, sostuvo el decano Jadresic.

Por su parte Manuel Velasco, director de UAI+D, plataforma de investigación y desarrollo de la Facultad de Ingeniería  y Ciencias, y Nicolás Elton, miembro del equipo  de Ingeniería  2030 UAI, presentaron sobre los aprendizajes y desafíos en los siguientes ejes: foco en I+D aplicada y vínculo con la industria, comercialización de tecnología y emprendimiento tecnológico, y armonización curricular y foco en postgrados tecnológicos.

“Apuntamos a que nuestros egresados de ingeniería tengan las herramientas para desenvolverse en un mundo globalizado, por lo tanto las competencias que debemos enseñarles son de ese nivel. De ahí que nos hemos enfocado en 5 áreas: Educación en Ingeniería, Investigación Aplicada, Transferencia Tecnológica, Internacionalización y Gestión del cambio”,  señaló Nicolás Elton.

También se refirió a algunos hitos importantes en el marco del proyecto, como la exitosa implementación del programa de pasantías para alumnos de ingeniería UAI, el cual  hasta ahora cuenta con más de 15 convenios con empresas;  la creación de 7 centros de investigación en  distintas áreas; las iniciativas impulsadas por UAI+D como el primer concurso de proyectos científicos-tecnológicos para alumnos: UAI+D Prototypes;  y los acuerdos alcanzados por el área de internacionalización para la articulación y término de estudios en universidades del  extranjero.

Presentación de proyectos

Durante la última parte del encuentro se realizó un roadshow, oportunidad en que las universidades presentaron casos de I+D+i+e. En representación de la UAI, la profesora de Ingeniería Claudia Pabon presentó su proyecto COMPACT 2, biodigestor de uso doméstico para la producción de  biogas a partir de residuos  orgánicos.

“Compact 2 es una respuesta a la problemática que representan los residuos sólidos y que en Chile ha significado un incremento de un 42% de residuos en los últimos 10 años, cuyo 50% son de tipo orgánicos. Estamos desperdiciando no sólo espacio en rellenos sanitarios, sino que un recurso que si es valorizado a través de la biodigestión, puede significar $100 mil de ahorro para una familia convencional, $25 mil por familia al año para una Municipalidad y 1,5 toneladas de CO2 equivalentes por año para nuestro planeta”, explicó Claudia Pabon durante su exposición.

Por su parte, y al cierre de la jornada, el Vicepresidente Ejecutivo de Corfo, Eduardo Bitran, se refirió a los avances del Programa Nueva Ingeniería 2030.

“Donde hay más avances es en la estructuración de enfoques de I+D mucho más orientados a un propósito multidisciplinario y también respondiendo a necesidades del sector productivo. Creemos que este programa ha ayudado en este sentido, pero hay que verlo como un programa inserto en un conjunto de otros instrumentos desarrollados por Corfo. En este sentido, ha sido fundamental el trabajo de las Oficinas de Transferencia Tecnológica y los Hubs de Transferencia Tecnológica. Es necesario que las Escuelas de Ingeniería se vinculen con éstos para avanzar en esta materia”, concluyó.Hay números interesantes, pero estamos el comienzo de este proceso”, concluyó Bitran.