A fines de 2011, la Universidad Adolfo Ibáñez inauguró el Centro de Innovación en Minería, CIM, que es dirigido por un reconocido profesional de la industria, Juan Enrique Morales, que hasta antes de asumir este cargo se desempeñaba como vicepresidente de Desarrollo en Codelco. El Centro tiene como objetivo impulsar nuevos desarrollos tecnológicos que promuevan la productividad, competitividad y sustentabilidad ambiental y territorial de la minería chilena. Además, pretende asumir los temas que emergen de los nuevos escenarios sociales y normativos en Chile y el mundo.

Otro de sus objetivos, es sumarse a la formación de recursos humanos especializados en minería de la UAI, tras la creación de la carrera de Ingeniería Civil en Minería, como en los programas ejecutivos que proporciona la universidad.

¿Qué es para usted la innovación?
La innovación es una actividad que se inserta en una cadena. Es una parte que recoge el aporte de lo que es generación de conocimiento en el ámbito científico y que esa generación, sin un uso determinado, aporte al conocimiento del desarrollo humano, en lo que llamamos innovación. Se lleva al espacio físico, se relaciona con objetivos económicos, sociales y podemos pensar en una aplicación que genere cambios en el proceso, nuevos productos. Esa actividad, de transitar desde un conocimiento abstracto y llevarlo al ámbito aplicado, para mí es innovación. La etapa siguiente es el emprendimiento, en que la capacidad de haber identificado una aplicación, se lleva a un instrumento empresarial, que puede ser una empresa dedicada a la innovación o que puede ser un proyecto. Luego, la capacidad de aplicarlo nos lleva al emprendimiento. Entonces por eso es que la innovación hay que verla formando parte de un sistema que tiene como mérito, entre otros, conocer de lo científico, pero al mismo tiempo conocer de aspectos de aplicabilidad que sólo lo da la ingeniería y la visión de negocio.

También definen innovación como la herramienta para hacer más competitiva a una empresa. ¿Usted lo ve así también?
Sin lugar a dudas la innovación es una de las palancas que una empresa tiene para poder, permanentemente, ser competitiva ante el escenario cambiante. Que suben los precios de los insumos. En el caso de la minería, que está cambiando el mineral, que nos vamos a zonas profundas. Para todos esos desafíos, la innovación es la palanca para asegurar competitividad. Una empresa sin innovación es una empresa que administra lo que hay, pero que si le cambian el entorno no va a tener herramientas para subsistir.

¿Quién cree usted que debe llevar la batuta en esto?
La empresa.

¿Netamente?
Sí. Llevar la batuta. Pero eso no significa que sea el único actor que participe en el proceso de innovación.

¿Quiénes cree usted que deben participar?
Creo que hay un rol de las universidades ya que su función es crear conocimiento, por lo tanto forman parte de ese primer eslabón. Además, los institutos de innovación tecnológica, que pueden ser públicos o privados o público-privados. La empresa, que es la que va a materializar la innovación, por lo tanto tiene que ser más que un cliente pasivo, debe estar presente para poder gatillar, para poder invitar a los otros actores.

Creo que en la innovación, y quizás aquí nos diferenciamos en una propuesta que estamos haciendo, tienen que estar las empresas de ingeniería. Aquí me adjudico algo. Creo que estamos tratando de ser originales, porque ese proceso de innovación tiene que tener presente espacios físicos, aplicabilidad. La universidad no tiene esas capacidades porque está en la primera fase y los que sí tienen ese conocimiento de transformar, por las disciplinas que dominan, es la ingeniería, la mecánica, la electricidad, etc. La innovación generada en un centro de innovación, dentro de laboratorio y llevarla a diseño es tarea de las empresas de ingeniería.
Por ello creo que el otro actor importante, que no siempre está participando, son las empresas de ingeniería. Ya lo dije antes, y quien gatilla esto son las empresas mineras o así debería ser.

Entonces, me pueden preguntar qué rol juegan los fondos públicos o el Estado. También juega un rol. Si somos sistémicos, viene a partir del diseño de una política de desarrollo científico y tecnológico en el país. Lo que hoy tenemos como más orientador es lo que está haciendo el Comité para la Innovación y la Competitividad. Se supone que es ahí donde está radicada la estrategia nacional, haciendo uso de la ciencia y tecnología. Quien juega un rol articulador es  Corfo Innova que viene, desde hace ya un buen período, con programas de distinta proyección y magnitud; Conicyt, que administra más la parte científica; y Corfo la parte tecnológica, con los Fondef, estos son los otros articuladores en innovación. Pero ahí viene el qué investigar y en qué hacer innovación, y ojalá tuviéramos a las empresas mineras más presentes, para que no esté la crítica habitual de que el mundo de la innovación, universidades, centros de innovación, ponen temas que a las empresas no les interesa. Y fundada o no, esa es la crítica.

Haga click aquí para leer esta entrevista completa (páginas 52 a 54)