74 publicaciones en revistas científicas (45 de ellas en revistas  ISI), 60 presentaciones en conferencias internacionales, visitas a centros y universidades extranjeras, conferencias y workshops  y la consolidación de  una serie de redes con investigadores de diversos países. Esto es sólo una parte de los resultados del Proyecto Anillo “Mathematical Modeling for Industrial and Management Science Applications” (IMSA), el primer y único proyecto Anillo en Ciencias y Tecnología adjudicado por CONICYT a la Universidad Adolfo Ibáñez el cual  tuvo una duración de tres años (abril 2010 – abril 2013) con un  monto asignado de 150 millones de pesos por año.

Los datos se dieron a conocer durante la ceremonia de cierre del IMSA, oportunidad en que  los investigadores presentaron una reseña de los principales logros y proyecciones de este proyecto que surgió en 2009 con el propósito de investigar y promover la investigación y ejercicio de las disciplinas cuantitativas aplicadas a la toma de decisiones, informática y gestión de manera amplia, y que reunió a investigadores de la Facultad de Ingeniería y Ciencias UAI,  de la Escuela de Negocios UAI  y de la Universidad Técnica Federico Santa María (UTFSM).

Los proyectos Anillos nacen en 2003 para producir investigación asociada y crear las bases de los futuros emprendimientos científicos y académicos de Chile. Son muy competitivos y en cada concurso se financian menos del 15 por ciento de los postulantes, por montos totales cercanos al millón de dólares.

“Este es uno de los primeros proyectos científicos grandes cuajados internamente. Se trabajó mucho. No teníamos mucha fe en que íbamos a ganar porque la competencia era buena. Este proyecto muestra una voluntad de la universidad de dar el tiempo para hacer investigación y se agradece el espacio que nos dio la UAI porque no es trivial. Se da un tejido interesante de gestión de proyectos de ingeniería”, sostuvo Eric Goles académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias y director del proyecto IMSA.

Goles también destacó al grupo que lleva este proyecto como un grupo joven, con mucho futuro y perspectivas. “Espero que este cierre sea la partida de otros proyectos y de ser ambiciosos para postular a proyectos de más grande envergadura como Milenio, Basal y  Fondap, por ejemplo. Para eso nos queda camino por recorrer”, dijo el académico, Premio Nacional de Ciencias Exactas.

Por su parte Marcos Goycoolea, profesor  de la Escuela de Negocios y uno de los investigadores principales del IMSA,  señaló estar contento con los resultados del proyecto  a la vez que se refirió a los principales ejes en que se centró la investigación. “Cuatro áreas de aplicación que nos parecieron importantes para el país fueron telecomunicaciones, bioinformática, planificación forestal y planificación minera”, dijo durante su presentación del proyecto.

El académico también  destacó  el alcance internacional del IMSA y las redes logradas gracias a la visitas de investigadores extranjeros a la universidad, así como a las de los investigadores del IMSA a centros de excelencia en el extranjero y la participación en workshops y conferencias internacionales.

Asimismo, Goycoolea se refirió a la importancia de la formación ya que en este proceso el grupo IMSA realizó “un gran trabajo” con estudiantes de doctorado, postdoctorado, magíster, pregrado y practicantes. También habló sobre las actividades de extensión organizadas por algunos integrantes del proyecto.

“Lo más importante es que se consolida un grupo que tiene una trayectoria y tienen grandes aspiraciones para hacer más cosas”, concluyó el académico.

Los investigadores UAI que son parte del proyecto IMSA pertenecen al grupo de Investigación de Operaciones y Sistemas Complejos que está conformado por matemáticos e ingenieros. Cada uno de los investigadores trabaja en una disciplina diferente: optimización, algoritmos, complejidad, probabilidad y simulación, y aplica estas habilidades y se especializa en el empleo de las matemáticas, la física, y la informática  para modelar y resolver problemas complejos que son relevantes para a sociedad.

Destacan las aplicaciones que se desarrollan para industrias claves de la economía, incluyendo la minería, las telecomunicaciones, el sector forestal, la logística y los servicios de transportes.

Lo que viene

Con respecto a los  próximos proyectos del grupo de investigación que participó en el Anillo, Marcos Goycoolea señaló que  junto a los profesores Eduardo Moreno, Tito Homem de Mello y Bernardo Pagnoncelli “estamos postulando a un proyectoNúcleo Milenio que trata sobre planificación minera. El objetivo es poder incorporar metodologías modernas de optimización matemática en las tecnologías de software (algorítmica) empleada para tomar decisiones estratégicas en minería. El foco consiste, principalmente, en incorporar incertidumbre de precios y ley de mineral a la toma de decisiones, así como también poder automatizar de forma óptima el intenso trabajo manual que deben hacer los ingenieros mineros para construir un plan estratégico. Postulamos 123 grupos de los cuales, en la última ronda, van quedando 23. El próximo aviso es en agosto. Si bien nuestro proyecto es muy competitivo, la competencia es fuerte. Si no ganamos, probablemente postulemos a otro concurso Anillo en un conjunto de temas,  algo así como el Anillo que acabamos de cerrar”, dijo el investigador.

En cuanto a las proyecciones del proyecto,  las cuatro líneas de investigación que abordaron  los académicos del Anillo: telecomunicaciones, bioinfórmatica, planificación forestal y planificación minera,  continuan desarrollándose con fuerza en la UAI.

“Eric Goles y Gonzalo Ruz han hecho grandes avances en temas relacionados a la bioinformática (redes de regulación génica) y han sumado a varios alumnos del Doctorado en Sistemas Complejos (DISC) al tema. En minería,  además del proyecto Núcleo Mileio, Eduardo, Tito, Bernardo y yo estamos trabajando estrechamente con el Centro de Inovación en Minería (CIM) de la Facultad del Ingeniería y Ciencias. Estamos habilitando un espacio en el Edificio C, llamado OpsLab, donde se reunirán estudiantes, profesores e invitados externos para colaborar en proyectos de investigación y transferencia relacionados a la gestión de operaciones. Los tres primeros esfuerzos de OpsLab serán fortalecer la investigación en minería, telecomunicaciones y juegos computacionales educativos en temas de negocios (Game Lab)”, sostuvo Marcos Goycoolea.

El equipo del IMSA 
Investigadores principales 
Eric Goles: Director del  Proyecto. Profesor, Facultad de Ingeniería y Ciencias U. Adolfo Ibáñez. PhD Computer Science Université Grenoble, Francia.Alejandra Beghelli:  Profesora  Facultad de Ingeniería y Ciencias, U. Adolfo Ibáñez. PhD  Electronic & Electrical Engineering University College London, Reino Unido.

Javiera Barrera: Profesora, Facultad de Ingeniería y Ciencias U. Adolfo Ibáñez. PhD Applied Mathematics Université Paris V, Francia.

Marcos Goycoolea: Profesor, Escuela de Negocios U. Adolfo Ibáñez. PhD Industrial Engineering  Georgia Institute of Technology, EE.UU.

Eduardo Moreno: Profesor Facultad de Ingeniería y Ciencias U. Adolfo Ibáñez. PhD Informatics Université Paris-Est, Francia.

Investigadores Asociados
Bernardo Pagnoncelli: Profesor Escuela de Negocios U. Adolfo Ibáñez. PhD Mathematics PUC – Rio, Brasil.

Andrés Moreira: Profesor Departamento de Informática. U.Técnica Federico Santa María. PhD Mathematical Modelling Universidad de Chile.

Adriana Piazza: Profesora del Departamento de Ingeniería Matemática, U. Técnica Federico Santa María. PhD Mathematical Modelling Université de Montpellier-II, Francia.

Karol Suchan: Profesor Facultad de Ingeniería y Ciencias U. Adolfo Ibáñez. PhD Computer Science University of Orléans, Francia.

Tito Homem-De-Mello:  Profesor  Escuela de Negocios U. Adolfo Ibáñez. PhD  Industrial Engineering Georgia Institute of Technology, EE.UU.

Gonzalo Ruz: Profesor Facultad de Ingeniería y Ciencias U. Adolfo Ibáñez. PhD Machine Learning Cardiff University, Reino Unido.