A pocos días de que la Comisión de Minería y Energía del Senado votara a favor de la idea de legislar en general el Proyecto de Carretera Eléctrica Pública, éste y otros temas fueron analizados y debatidos en el seminario “Proyecto de Carretera Eléctrica: ¿Hacia dónde vamos?” que organizó la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC) UAI en conjunto con FerradaNehme Abogados y que contó con la participación del subsecretario de Energía, Sergio del Campo y de un destacado panel de expertos.

La Carretera Eléctrica está pensada para facilitar el desarrollo de un sistema de transmisión al que se conectarán los proyectos de generación. Los terrenos por donde pasará los definirá el Estado, y la construcción y operación quedarán en manos de los privados. Así, se espera terminar con las trabas que existen para desarrollar grandes líneas de transmisión.

Durante la inauguración del seminario, el decano de la FIC, Alejandro Jadresic, destacó que iniciativas como éstas son un “aporte al análisis técnico y nos instan a cumplir nuestro mandato como universidad de discusión técnica y búsqueda de acuerdos sobre temas relevantes para el desarrollo de nuestro país”.

Posteriormente, Luis Cordero, socio de FerradaNehme Abogados, se refirió al déficit, obstáculos y dificultades que enfrenta el sector -que se ha tomado la agenda de política pública-, y a lo necesario que es la regulación en el tema de la Carretera Eléctrica y todo lo que este proyecto implica como las variables ambientales, comunidades y propiedad.

Por su parte  el subsecretario de Energía, Sergio del Campo, habló sobre las complicaciones de Chile en cuanto a recursos,  destacando el hecho de que geopolíticamente nuestro país no está conectado y las desventajas que esto genera. Del Campo sostuvo que el foco del problema está en el Sistema Interconectado Central (SIC) y en la falta de capacidad de transferencia de energía.

“En el tema energético el país tiene un desafío enorme en comparación con otros países”, dijo  durante su exposición en la que también se refirió a la Estrategia Nacional de Energía (ENE) 2012-2030. Esta estrategia  define los lineamientos y principales políticas que seguirá el país en materia energética durante los próximos años para responder al desafío de la creciente demanda energética nacional y diversificar la matriz con una mayor participación de recursos hídricos y energías renovables no convencionales, ERNC.

En este contexto, Del Campo habló de cómo el Proyecto de Carretera Eléctrica busca dar un nuevo enfoque en la transmisión. “Se necesita un sistema robusto que garantice la seguridad del sistema”,  dijo y agregó que se busca un ordenamiento territorial de las líneas de transmisión y que la idea es lograr un desarrollo sustentable.

Sergio del Campo continuó su presentación señalando que los elementos principales del Proyecto de Carretera Eléctrica eran: planificación troncal y ramales con holgura, tarificación de ramales y definición de trazados con visión pública. “La Carretera Eléctrica le entrega al Estado un rol activo en la definición de trazado de nuevas instalaciones del sistema troncal”, puntualizó.

Entre los beneficios del proyecto, que se discutirá en el Congreso, mencionó una mayor diversificación e independencia de nuestra matriz energética ya que se facilitará la conexión e inyección al sistema desde polos energéticos.

“Nuestra aspiración -dijo el subsecretario- es que de aquí a 2030 tengamos en el Sistema Interconectado Central (SIC) y en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), aproximadamente  un 45% de generación hidroeléctrica en el sistema y un 20%  de ERNC”. Se considera también, entre otros aspectos, la incorporación de geotermia.

Actualmente  nuestra matriz de energía eléctrica está compuesta en un 3% de participación de ERNC, 34% de hidroelectricidad y 63% de generación térmica. Con esta estrategia, el Gobierno tiene como objetivo acelerar la incorporación de ERNC, potenciar el desarrollo hidroeléctrico y disminuir la participación de la generación termoeléctrica.

Panel de expertos

El seminario contó con un  panel de expertos que estuvo moderado por  el director del Centro de Innovación en Energía (CIEN) UAI, Carlos Silva, y en el que participaron Sebastián Bernstein, socio de Synex Consultores; Eduardo Bitran, académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias UAI; Iván Poduje, arquitecto experto en Ordenamiento Territorial y Jorge Quintanilla director del Área Eléctrica de FerradaNehme Abogados.

En esta oportunidad, los expositores debatieron sobre los objetivos y prioridades de la Carretera Eléctrica desde distintos puntos de vista y respondieron las preguntas de los asistentes al seminario.

Sebastián Bernstein sostuvo que el Proyecto de Carretera Eléctrica podría ser innecesario  si se aprobaba el proyecto de perfeccionamiento de la ley  de concesiones eléctricas. Eduardo Bitran, en tanto, se refirió  a los beneficios de la transmisión eléctrica robusta que entre otras cosas –dijo– mejora la capacidad de regulación del sistema y promueve competencia integrando a múltiples generadores al mercado común.

Bitran advirtió que “es necesario modificar la regulación  del troncal de transmisión eléctrica, tanto en los aspectos de definición, planificación y tarificación, para poder facilitar el desarrollo de nuestros recursos energéticos”. Sin embargo, criticó los términos específicos en que se formuló el proyecto de carretera eléctrica, principalmente por la incorporación de las líneas adicionales en la planificación troncal y las fórmulas de tarificación del troncal.

Por su parte Iván Poduje, arquitecto experto en ordenamiento territorial, apuntó su crítica a la falta de un sistema de ordenamiento territorial vinculante que permita orientar al sector privado  en sus decisiones de inversión en  generación y transmisión de energía,  protegiendo activos ambientales  y la calidad de vida de la población como se ha hecho en otros países.

Finalmente, Jorge Quintanilla, director del Área Eléctrica de FerradaNehme Abogados  también se refirió a la dificultad de transmisión, “casi del 80% de proyectos corresponde a ERNC, el problema es la transmisión” y, reconoció, que la zona de Atacama es la más afectada por diversos problemas,  entre ellos los normativos.

Fuente: Comunicaciones Facultad de Ingeniería y Ciencias y Revista Área Minera