Se trata de ACMA, sistema desarrollado por el profesor de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, Miguel Herrera, junto a investigadores de la U. Católica, que permite mejorar procesos mineros a través de la incorporación de tecnologías.


ACMA, un sistema que permite monitorear el análisis de calidad de un mineral aglomerado a través de diversos dispositivos, es la primera tecnología desarrollada en la UAI que obtiene una concesión de patente en Chile. El proyecto es liderado por Miguel Herrera, profesor e investigador de la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC), e investigadores de la Universidad Católica.

La patente, aceptada por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI), fue presentada en 2016 por la UAI y la Universidad Católica. Según comentó el profesor e investigador de Ingeniería Civil en Minería, Miguel Herrera, “ACMA surgió a raíz de que el proceso de análisis de la calidad de un mineral aglomerado se realizaba de manera empírica a través de la ‘prueba del guante o visualmente, dependiendo de la experiencia de los operadores de la planta. Desde ahí parte la idea de desarrollar una tecnología que pudiese realizar lo anterior con el uso de sensores que pudiesen medir en línea distintos atributos de los glómeros”, sostuvo.

En nuestro país es INAPI el organismo encargado de gestionar este tipo de solicitudes de protección. Para que una Patente de Invención pueda ser concedida, la innovación debe contar con tres requisitos: novedad, nivel inventivo y  aplicación industrial

El proceso para el desarrollo de la invención -explicó Miguel Herrera-  se comenzó a trabajar a partir de una tesis de doctorado, proyecto de investigación durante el cual se creó un modelo fenomenológico del proceso de aglomeración que sirvió como base para crear un algoritmo que ayuda a medir el proceso de análisis del mineral. “Posteriormente se obtuvieron los sensores y se realizaron pruebas en los laboratorios de minería de la Facultad de Ingeniería y Ciencias UAI y de la Universidad Católica durante 4 meses. Una vez testeada la tecnología se procedió a realizar una prueba en la planta industrial Mantoverde de Andes Coppers, así  como en la planta Matta de Enami, en la de Pucobre y Spence, obteniéndose excelentes resultados”.

Lo innovador de ACMA es la incorporación de cámaras térmicas y de video, un escáner láser y otros dispositivos como un aparato para medir humedad, al proceso de análisis de la calidad del mineral aglomerado y curado. Esto permite  al usuario  obtener información y datos en tiempo real y con ello  que permite mejorar el proceso al cual se ve expuesto el mineral.

“Buscamos realizar más etapas de validación en plantas de operación industrial que tienen propiedades específicas de agua y minerales. Hay que convencer a las compañías mineras de que este potente analizador permitirá mejorar significativamente la aglomeración y el rendimiento de lixiviación, ya que proporciona datos significativos para obtener una comprensión más fundamental de estos procesos”, concluyó Herrera.

Esta solicitud de patente fue apoyada  por UAI+D, unidad de investigación y desarrollo de la Facultad de Ingeniería y Ciencias (FIC) que presta servicios a la comunidad universitaria para la gestión transversal de la propiedad intelectual y la transferencia de tecnología y cuenta con apoyo de Corfo a través del Programa Ingeniería 2030. En esta etapa se encuentran preparando la licencia entre la UAI y la Universidad Católica para DICTUC quien podrá a su vez podrá sub-licenciarla a actuales interesados en la tecnología.

Actualmente UAI+D gestiona 10 solicitudes de patentes. Estas iniciativas corresponden a proyectos e investigaciones desarrolladas por profesores y alumnos de la universidad, cuyos resultados  son transferibles y aplicables a la industria. Su objetivo es potenciar los emprendimientos que nazcan a partir de los resultados de investigaciones desarrolladas por profesores y/o alumnos de la UAI.